Máscara contra cabellera

mascaracabellera

En esta esquina, Salo Shamah. Y en esta otra, Carlos Slim. Dos magnos megaproyectos, un solo lote. Sí señores, por una de esas casualidades de la vida parece que resulta que El Museo Nacional de Arte de Panamá y El Gran Centro de Convenciones de Amador están en el mismo globo de terreno. Ups.

Claro que uno lo que hace es poner estacionamientos en un lote que no era parte de la licitación, y el otro es un proyecto secreto huérfano, así que como todas Las Madres de Todas las Batallas anteriores, capaz que esta no queda en nada. Pero soñar no cuesta nada, ¿no?

Anuncios

Ahora sí, habemus Centro de Convenciones

Noticia periódico de ayer: hace un par de semanas la ATP seleccionó la propuesta para el Gran Centro de Convenciones en Amador. En una solución salomónica a este duelo máscara contra cabellera, finalmente se dejó de lado a ICA-Mallol y a Odebrecht, y el ungido fue el Consorcio HPC-Contrata-P&V. En la ceremonia hubo hubo drama y todo:

Ayer se dio la apertura de los sobres con las propuestas económicas de los consorcios que se disputaban la construcción de la obra, y al conocerse la de HPC-Contrata-P&V, el representante de Odebrecht abandonó el salón donde se realizaba el acto.

El emporio brasileño –el mayor contratista del Estado con participación en contratos que superan los $3 mil millones– ofertó $239.9 millones, mientras que HPC-Contrata-P&V presentó una propuesta de $193.7 millones.

La oferta de Ingenieros Civiles y Asociados (ICA) de México por $148.6 millones fue calificada como riesgosa por la comisión evaluadora al estar 10% por debajo del precio de referencia, que fue de $208 millones. Y así salió de competencia.

Esta situación provocó que los representantes de ICA solicitaran que se incluyera en el acta, que no estaban de acuerdo con la evaluación y solicitaron un análisis más profundo de su propuesta.

Señalaron que en el proceso ocurrieron situaciones que no se apegaron al pliego de condiciones, como la no publicación de los nombres de las personas que integraron la comisión técnica.

Visiblemente molesto por los señalamientos hechos por la firma mexicana, el administrador de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), Salomón Shamah, indicó que la compañía tiene tres días hábiles para hacer sus descargos.

Aburridísimo todo, hasta que escuché que el proyecto ganador tenía forma de Águila Harpía, y con una carnada así naturalmente picamos. Gracias al compromiso de nuestra administración por la transparencia de todos sus procesos, en Panamá Compra están las tres propuestas, que acá hemos revisado so you don’t have to. Empecemos, ¿no?

Primero lo primero: Constructora Norberto Odebrecht, con una propuesta diseñada por Constructora Norberto Odebrecht.

Curioso que Odebrecht deje por fuera de sus renders su más notable adición a la ciudad de Panamá: su cinta que une su ciudad. ¿Será que les afeaba el panorama? Y considerando que sí metieron el relleno de Figali, eso es decir mucho.

El proyecto consiste en el desarrollo de un nuevo Centro de Convenciones de clase mundial y diseño “avant guarde [sic]” para la República y Ciudad de Panamá que refleje las aspiraciones del país en crear espacios competitivos internacionalmente.

Y el resultado es un aeropuerto.

Nótese el F&F Fusili de Foncho ahí, en lontananza.

[El] diseño proviene de la respuesta al sito y a su entorno natural, premisas necesarias para crear una arquitectura intemporal que refleje la riqueza cultural y la belleza de Panamá.

Las características naturales del entorno jugaron un papel relevante en el desarrollo del partido arquitectónico, bosques densos con vegetación que lucha por acercarse a la luz solar, troncos delgados y altos que la soportan, pisos suaves de musgo humedecido por estrechos riachuelos y la presencia incondicional del agua, elemento generador de la vida y la energía del sitio mismo. Así como la localización del sitio frente a la boca del Canal de Panamá, que con el pasaje de 14,000 buques al año forja una innegable influencia en el entorno físico del mismo y por tanto en el legado cultural de un país rico en diversidad natural, comercial y cultural.

Aprendan: así se escribe una memoria de diseño.

Dramáticamente colocado a lo largo de la pintoresca entrada del Canal de la ciudad de Panamá [sic], el Centro de Convenciones de Amador será la atracción local más reciente e innovadora del país. El diseño del edificio con una arquitectura dinámica le da una presencia fuerte ante su entorno natural y los espacios interiores son una perfecta extensión de ese vocabulario. Sobre la base de la inspiración de la cultura que rodea el paisaje local, el concepto del Centro de Convenciones Amador se centra en dos elementos clave de diseño: la filtración natural de la luz a través de las copas de los árboles, y la curvatura elegante de las cuadernas de acero utilizado  [sic] en los cascos de los barcos. Con estas ilustraciones como las fuerzas impulsoras detrás del diseño, el edificio comienza a tomar forma y se revela en una serie de momentos, a partir de la entrada principal.

Propuesta dos: Ingenieros Civiles Asociados + Gensler + Mallol & Mallol Arquitectos.

El Centro de Convenciones de Amador está diseñado para ser un Centro de Convenciones eficiente y funcional, propio del Siglo XXI, haciendo uso de estilos estéticos provenientes de las Artes y de la Cultura panameña y de su Canal. Su diseño está pensado para ser modular, con un sencillo diagrama de circulación, que puede extenderse y ampliarse fácilmente en el futuro. El diseño es icónico y visible desde el Canal de Panamá y desde los principales accesos a la ciudad para pronto convertirse en la nueva imagen de los Negocios Turísticos de Panamá.

Otro aeropuerto, claro que este es un aeropuerto muchísimo más cool. Felicidades a ICA por incluir el relleno parque público de Barraza que nada tiene que ver con la cinta costera, y por reverdecer la península de Figali.

Dada la importancia del atrio para el funcionamiento general de todas las facilidades del edificio, la mayoría de detalles arquitectónicos se concentran en este espacio. Como homenaje a los miles de buques que han atravesado el Canal de Panamá, un doble casco de vidrio cubierto por celosías de madera le da forma a este atrio de circulación, cuya estructura podrá ser claramente observada por todos los barcos que pasarán por el sitio de Amador en las generaciones venideras. Mediante un tamizaje artístico de la luz que entra al espacio, se genera una sensación dramática en el atrio producida por la combinación de una capa transparente de vidrio exterior de alta eficiencia y una capa secundaria de persianas de madera. Estas dos capas (madera y vidrio) crean un espacio entre ambas que da lugar a un efecto chimenea donde el aire caliente se eleva, alejándose así de las zonas del atrio ocupadas por el público. De esta forma, se mantiene un ambiente confortable para los visitantes, apoyado por un sistema de refrigeración en el piso y donde el aire caliente es forzado a salir al entrepiso del nivel 02.

A fin de lograr un entorno de temperatura controlada de manera eficiente, no es necesario que las persianas de madera eliminen el 100% de la luz directa que entra al espacio, por lo que se generó una capa a partir de la ondulación de agua. Al orientar cada celosía de madera a una posición que es perpendicular al ángulo solar en momentos específicos del día, y utilizando un patrón de agua para variar el ángulo de cada celosía, se puede controlar la luz que se filtra a través de la planta de tal forma que varíe a lo largo del día, y las estaciones. El efecto global es una película exterior luminiscente y un piso iluminado con paredes que asemejan una escena bajo el agua.

Honestamente —en serio, lo juro— esto me gusta. Con todo y que es Gensler. No solo se ponía atención al dilema de construir una pecera de vidrio, sino que se generaba un programa artístico para el edificio:

El diseño para el Centro de Convenciones de Amador ofrece múltiples oportunidades para exhibir los talentos de artistas locales. Los distintos “pod” están revestidos de mosaico de azulejo partido que tiene sus raíces en el globo de la escultura que se encuentra en las instalaciones de ATLAPA, pero que tiene una larga historia de uso como revestimiento exterior – en especial por Antoni Gaudí y recientemente por Santiago Calatrava. Proponemos que los artistas locales se dediquen a diseñar el patrón de los “pods” de circulación vertical que se alinean en la fachada del Centro de Convenciones. Estos receptáculos marcan las entradas de las tres Salas de Exposición. También se dispuso un “pod” interior, albergando la circulación vertical que da acceso al Teatro y Salón de Banquetes. Esta misma técnica se destina para ser utilizada en la torre de observación o “monumento” en la entrada principal. Este “monumento” servirá como un telón de fondo de las fuentes y las luces, y permitirá que el agua corra por su superficie.

El piso de terrazo del atrio principal proporciona un gran lienzo para la expresión artística. Su utilización similar en el Centro de Convenciones de Los Ángeles se ha traducido en un espacio emblemático que es reconocido en todo el mundo. De modo de lograr un equilibrio de color y texturas, se requerirá la coordinación entre el Arquitecto, el Artista y la Autoridad de Turismo de la República de Panamá.

En el vestíbulo principal, en el techo falso por encima de las Salas de Reuniones hay un Friso que es visible para toda el área pública. Esta es una oportunidad para crear una obra de arte en las grandes tradiciones de la narración a través de un mural que celebra las culturas indígenas de Panamá.

Muy bienintencionado. Esto podía haber quedado cheverísimo o full Ganexa. Woulda, coulda, shoulda. Pero el premio Ricardo Miró a la poesía arquitectónica se lo lleva el párrafo siguiente:

Uno de los aspectos más llamativos del medio ambiente en Panamá es el escenario diario proporcionado por el cielo panameño. Los frecuentes ciclos de lluvia y sol durante todo el día crean formaciones de nubes dinámicas. El edificio pretende recrear literalmente ese efecto en su superficie. Los dos elementos del diseño con más destaque al atardecer son el Teatro y el Salón de Banquetes. Por esta razón, estos elementos se revestirán en un metal reflectante. El efecto del material en este momento del día será impresionante, dado que el material captura todos los colores y efectos del cielo.

Llámenme un vendido o un fanboy de Mallol, pero esta me gustó y todo. Mucho más de lo que esperaba. Un proyecto consistente, bien pensado y bien presentado, pero ni así dio la talla. Luego entonces, seguramente la tercera propuesta ha de haber sido una maravilla de maravillas, ¿no? Pues veamos.

Yo esperaba tener que calarme varias cuartillas de relleno antes de llegar al cuento del águila, pero HPC-Contratas-P&V lo suelta de una vez, en la primera oración de su libro:

Como se menciona en el himno nacional, “Y que adorne el azul de tu cielo”, el Aguila Harpía toma los cielos azules. El símbolo nacional de Panamá vuela sobre la tierra que une dos continentes, creando un vínculo o conexión entre ellos. La majestuosa ave extiende sus alas gigantes y crea un área en la que la gente de la ciudad de Panamá puede encontrarse, conversar, intercambiar y mostrar su voluntad y expectativas hacia el futuro.

Situado en el punto de conexión entre los dos continentes, el Centro de Convenciones Harpía Panamá significa el compromiso de Panamá en la modernización del país. La ubicación ofrece unas vistas espectaculares del Canal y la panorámica de la ciudad de Panamá, siendo verdadera conexión entre la vieja Panamá y el nuevo.

Al ver de dónde venimos nos permitirá saber hacia dónde vamos. Esa es la visión del águila y sus habilidades.

Convención es unión y encuentro, también es la forma en que Panamá entró en existencia. Un istmo, una porción de tierra que une y separa dos áreas. En algún momento en el tiempo Panamá estuvo bajo el agua y las partes norte y sur de América tuvieron un océano entre ellas, a través del tiempo con la acumulación de arena y las corrientes, surge América Central.

I shit you not. El énfasis lo agregué, pero casi que no lo necesita. Para que vean que la mala prosa en inglés mal traducida a veces hace maravillas. Pero sigamos.

El águila simboliza PANAMA, la Plaza Central representa las puertas del Canal que comunica el océano Pacífico con el golfo de Méjico [sic]. El diseño representa al Istmo que se extendió a ambos lados del canal.

El principio de diseño del proyecto se basa en la anatomía del águila Arpía. Con esta forma se busca recrear una experiencia visual única que permita al público recorrerlo sobre un eje que combina el espacio interior y exterior.

Ahí está el águila, clarita. ¿La ven? Inexplicablemente, el redondel en el centro del plan no simboliza el corazón —o la corona—del águila, sino su cola:

La plaza central es la pieza que origina todo. Este círculo de 120 metros de diámetro que es usado como punto central del complejo dará pie para potenciar el desarrollo y creará un área central para la región con componentes de comercio al por menor, negocios y hoteles. Las áreas vecinas alrededor del centro de convenciones son ideales para desarrollos planeados en un futuro. […]

Basado en la transposición del océano Pacífico y el Golfo de Méjico el diseño se asemeja a la cola del águila Arpía. El tema principal de la plaza es crear un espacio dinámico que pueda cambiar de acuerdo a la función que se establezca. El impacto inicial es la de un gran espacio abierto con una maravillosa gran fuente en el centro del parque cuya área es igual al tamaño de dos campos de futbol. El segundo elemento es un anfiteatro con un escenario para bandas con una gradería cubierta de prado donde el público puede disfrutar el espectáculo y finalmente una jardín formal como entrada a todo el proyecto.

El resto del libro se ilustra con múltiples screenshots del modelo en SketchUp así crudas, incluyendo vistas del hotel de la punta del ala izquierda, donde convenientemente abandonamos la metáfora ornitomórfica.

¿La mejor propuesta de las tres? Para la comisión evaluadora de la ATP, pues sí. Y así, tenemos un ganador. A ver cómo sale el Centro de Convenciones Harpía Panamá (palabras suyas, no mías).

Noticia periódico de hoy: Adjudican construcción de nuevo centro de convenciones.

La Autoridad de Turismo de Panamá (ATP) adjudicó al consorcio HPC-Contrata –P&VS.A, integrado por empresas panameñas, españolas y puertorriqueñas, la construcción del nuevo centro de convenciones por un valor de $193.7 millones.

El proyecto, que es uno de los “imperdonables” del Gobierno de Ricardo Martinelli […], deberá estar listo en 18 meses, explicó hoy, 15 de octubre, el ministro de turismo Salomón Shamah.

De acuerdo al ministro, la decisión para que inicie la obra está en manos de la Contraloría General de la República, institución que debe refrendar el contrato para que la ATP entregue la orden de proceder.

Shamah agregó que las quejas que habían presentado algunas empresas sobre la licitación “ya fueron resueltas”.

¿Y qué aprendimos del proceso? Como ya sabíamos que esta administración tiene una debilidad por las metáforas facilonas (recordemos la Torre Financiera de Mallol, que medía de alto lo que miden de largo las esclusas del canal), yo personalmente el take home message que veo es que los renders que están más de moda son los crepusculares.

Habemus Gran Centro de Convenciones

¿Se acuerdan del Gran Centro de Convenciones de la ATP? ¿Aquel conceptualizado originalmente por SOM prácticamente en la misma oración que la Gran Torre Financiera (Q.E.P.D.)? ¿Aquel cuyo diseño conceptual fue archivado y cuya localización fue cambiada, primero tal vez a Clayton y luego a algún sitio de Amador? Sí, ese. Bueno, vamos con el megaproyecto, y vamos bien. La Prensa:

Representantes de unas 30 empresas participaron ayer en la reunión de homologación para construir el nuevo centro de convenciones en Amador, que reemplazaría el vetusto Atlapa.

Asistieron Norberto Odebrecht, Corcione & Asociados, Constructora Urbana S.A., Riva, Acciona Infraestructuras, Conconcreto Internacional, MCM Global, FCC Construcción e ICA, entre otras.

The usual suspects. Esto va a quedar lindísimo. Pero las buenas noticias es que ahora sí tenemos un globo de terreno en específico donde poner el asunto, fide el pliego de cargos de Panamá Compra [link aquí, porque el buscador de ese sitio es sospechosamente ineficiente].

Exacto: encima de los estacionamientos públicos de Amador. ¿Y ahora dónde nos vamos a parkear para ir a Zona Viva? But I digress:

El Proyecto consiste en la construcción de un Centro de Convenciones de aproximadamente 37,000 – 40,000 metros cuadrado, y las mejoras del Sitio incluyendo estacionamientos existente, paisajismo, espacios públicos,señalización y las vías de acceso descritas en estos documentos. […]

El globo de terreno destinado para la construcción del Centro de Convenciones tiene aproximadamente 131,000 metros cuadrados. […]

El Contratista proveerá un Plano del Sitio incluyendo áreas futuras para hoteles, estacionamientos y área de crecimiento para el centro de convenciones. […]

El diseño creara una Gran Plaza de entrada [Gran como el Gran Lobby que piden más adelante] de aproximadamente 7,000 – 10,000 M2 acentuando la circulación peatonal mientras permite acceso vehicular a una gran marquesina para recibir o descarga pasajeros. Esta Gran Plaza incluirá diseño de paisajismo y fuentes de agua animada complementada con fuentes espejo y ambientadas con luces y música creando un punto de enfoque urbano importante.

Así como frente a la torre Rivage, ¿no? Ojalá le pongan también al edificio esos LEDs multicolores que están tan de moda, para que brille de noche como La Flor de los Siete Colores.

A Tale of Three Cities

Domingo, día del Señor. Día de recogimiento y meditación, en que nos reunimos a pasar revista sobre nuestras obsesiones personales.

¿Qué se hizo la Ciudad Gubernamental? La policía como que no está empacando todavía, pero el resto del terreno como que tiene grúas y vainas, ¿no?

¿Qué se hizo la Ciudad Hospitalaria? Dice que hay licitaciones para el campo de antenas, pero también como que están mudando vainas para el Matías Hernández. ¿Será que nos van a regalar dos?

¿Qué se hizo la Ciudad de Las Artes? Tú sabes, el campus bello y espectacular entre el MARTA y el Parque Natural Metropolitano para toda nuestra academia culturosa —excepto supuestamente un par de chusmas. ¿Y tú, ya tienes tu tutú?

¿Qué se hizo tu chorrillo? ¿Su corriente
al pisarla un extraño se secó?

Ojo, que el catorce ya está de la ceja al ojo.

En otras noticias —que casi no son noticias, pero que menciono igual para justificar mi salario— la semana pasada La Prensa se acordó de recordarnos que todavía tenemos proyecto de Gran Centro de Convenciones, recordándonos al mismo tiempo que todavía tenemos administrador de la ATP.

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) comunicó al administrador de la ATP, Salomón Shamah, que para 2012 contará con $40 millones para iniciar la construcción del nuevo anfiteatro, que tendrá un costo aproximado de $120 millones.

El resto de los fondos se incluirá en el presupuesto de 2013. […]

El nuevo centro contará en su primera fase con 15 mil metros cuadrados y se levantará sobre un terreno de 10 hectáreas en la calzada de Amador, detrás del centro de convenciones Figali.

Además del edificio principal se habilitarán 7 mil metros cuadrados para hacer exposiciones al aire libre. También se construirá un edificio con niveles superiores y subterráneos para estacionamientos.

Bla, bla, bla, privatización.

La administración del centro de convenciones que se construirá en la calzada de Amador podría recaer en manos del sector privado.

“Esta sería la mejor opción”, dijo Salomón Shamah, administrador de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), porque el manejo que las administraciones pasadas le dieron al Atlapa, no fue el mejor.

En su opinión, el anfiteatro debiera ser manejado por un operador internacional, aunque explicó que esto se llevaría a una licitación para escoger la mejor opción.

Pese a que el costo de la obra, $120 millones, sería asumido por la institución, adelantó que se analiza la venta de Atlapa para recuperar parte de la inversión.

Belleza. Tumbamos Atlapa, le ponemos un relleno al frente, y cha-ching: Punta Pacífica II. ¿Cómo no enamorarse de esta idea?

La Prenssa Explains it All: el centro, la torre y la cinta

Puntos extra si entendieron el porqué de essa doble esse de ahí arriba. But I digress.

Pareciera que La Prensa hoy me la escribieron para mí. Que si movieron el Gran Centro de Convenciones, que si movieron la Torre Financiera, que si acusaron al Gobierno de mentir sobre la Cinta Costera. Claro que sólo una de esas era sorpresa, pero bueno. Empecemos.

Tras un fallido diseño que costó 300 mil dólares y un año de atraso, el Gobierno decidió que el nuevo centro de convenciones del país se ubicará en un globo de tierra en Amador. […]

La Autoridad de Turismo de Panamá (ATP) reveló que ahora el anfiteatro estaría en una hectárea ubicada detrás del centro de convenciones Figali, en la calzada de Amador, próximo al museo de Gehry. El anfiteatro tendrá 15 mil metros cuadrados en su primera etapa y representaría una inversión de $150 millones.

La ampliación se ilustra con un croquis de ubicación basada en “datos propios” que pone el centro de convenciones encima de las playas de estacionamientos centralizadas de Amador. Esperamos que esta bestialidad sea un error de interpretación de eso de “detrás del Figali, próximo al Gehry” y no una idea brillante de esas de nuestra presente administración. Personalmente entendemos que lo pondrían ahí mismito donde lo muestran aquellos videos huérfanos que nadie hizo.

Otra sorpresa, la licitación viene casada:

El desarrollo turístico de Amador está en la mira del Gobierno, que analiza la posibilidad de realizar una sola licitación para adjudicar un nuevo centro de convenciones y un muelle de cruceros, ambos ubicados en el causeway. […]

Para el administrador de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), Salomón Shamah, un proceso unificado sería menos costoso y más rápido.

Esta entidad respalda la construcción del centro de convenciones y también estima que el puerto de cruceros sería un activo importante para el causeway, por lo que solicitará a la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), hacer los proyectos en conjunto. […]

El puerto se construiría cerca del Club de Yates de Balboa y representaría una inversión de 20 millones de dólares.

El costo de la obra lo asumiría el Gobierno, pero el manejo de la terminal el sector privado.

Esta no sería la única obra que adelanta el Estado en Amador. La Unidad de Bienes Revertidos también espera ampliar a cuatro carriles la vía de la calzada y crear una futura marina. Para ambos proyectos ha solicitado desde hace un año el uso de fondo de mar a la AMP, sin que la petición se haya resuelto.

Punto y aparte. Dice el MEF que su Torre Financiera

[…] no ocupará finalmente una parte de los terrenos del hospital Santo Tomás (HST), como había sido previsto por la firma Mallol & Mallol, encargada del diseño conceptual y de los planos del edificio.

La incursión en el lote del Santo Tomás, monumento histórico nacional desde 1986, es uno de los puntos que generaron rechazo a la construcción de la torre.

El resto del proyecto no sufrirá mayores cambios, anunció ayer el ministro de Economía y Finanzas, Alberto Vallarino.

No sabemos si esto se refiere a los sótanos de estacionamientos que iban debajo del jardín nosocómico o al pedazo del mismo donde sentaba el edificio una de sus posaderas —esto para rematar muy a lo Haussmann un modesto boulevard peatonal revitalizado entre la iglesia de Cristo Rey y El Mar. Dice la ampliación que también viene esa licitación.

“Esperamos recibir interés del sector privado en asociarse con el Gobierno. Se va a escoger probablemente al que mejor oferta nos haga de participación accionaria y de valor por metro cuadrado para las entidades públicas que van a comprar en la torre”, declaró Alberto Vallarino, titular del MEF, que volvió a insistir en que no habrá partidas presupuestarias ni aval del Estado, cuya participación en el proyecto será minoritaria.

Pero, y siempre hay un pero,

Cuando se convoque la licitación, se sabrá si el proyecto es apetecible para la empresa privada.

Fuentes del sector han señalado que la empresa deberá incurrir en costos que no tendrán un retorno directo. Por ejemplo, en la mejora de calles aledañas y la construcción de un paseo conmemorativo de los 500 años del descubrimiento del mar del Sur.

También está en duda que se cumpla el plazo de ejecución del proyecto. El Gobierno quiere inaugurar la obra en 2013, año en el que se celebra el aniversario del acontecimiento.

Vallarino dijo que los planos ya están terminados y en proceso de aprobación. El cambio de ubicación —ya no ocupará parte de los jardines del Hospital Santo Tomás— no modificará el costo del proyecto, cuya construcción se estima en $200 millones.

¿Nos enseñan la ubicación nueva, plis? Necesito un snitch en ventanilla única.

Punto y aparte. Cinta costera.

La exdirectora de Patrimonio Histórico Ana Elena Porras […a]firmó que ya todo el país sabe que este proyecto no fue propuesto como una solución al problema vial de la ciudad, sino como un acceso de lujo para un desarrollo inmobiliario para un relleno privado en Amador. […]

Este medio trató de conocer la posición del director ejecutivo del Movimiento Nueva Generación de El Chorrillo, Héctor Brands, quien se ha expresado a favor del proyecto, pero en esta ocasión prefirió no opinar sobre el tema. También se consultó al ministro de la Presidencia, Demetrio Papadimitriu, quien dijo que no tenía comentarios al respecto.

Habrá que monitorear el twister del presidente a ver qué nos dice a su pueblo.

La ampliación ofrece un par más de aforismos memorables.

“Para el gobierno de (Ricardo) Martinelli el principal enemigo es la verdad, ya que lo que se busca es construir una carretera de lujo para sus amigos”, agregó [Porras].

“Si Panamá pierde su condición de Patrimonio de la Humanidad sería por ignorantes de la historia, mentirosos y malos panameños”, expresó la exdirectora de Patrimonio Histórico.

También aprovecho para invitarlos a la marcha de los cuatro gatos rabiblanquitos oligarcas rancios, este sábado a las 5 pm en Plaza Herrera. Para poner nuestro granito de arena, vamos a estar apoyando a los participantes con $6 por cabeza y bonos de $10 de El Machetazo while supplies last, así que lleguen temprano.

El Centro de Convenciones viene, el Centro de Convenciones va

Nota obligada sobre las aparentes noticias (que todavía no son noticias) en cuanto al Gran Centro de Convenciones. Dice La Prensa de hoy que ahora

[e]l Gobierno analiza ubicar el nuevo centro de convenciones de Panamá en los terrenos que fueron cedidos a la Fundación Amador para financiar el Biomuseo.

Id est, los lotes 10 y 11 de la península de Amador. Pero, caveat lector:

También se analiza utilizar terrenos de la Caja de Seguro Social en Amador o ampliar el relleno que realizó Jean Figali.

Ergo, continúan las deambulaciones del Gran Centro de Convenciones, judío errante de la presente cartera de proyectos gubernamentales. Supongo que, para ver el vaso medio lleno, la noticia es que el proyecto sigue vivo, aunque

El desarrollo del centro de convenciones ya acumula un año de retraso.

Y hablando de proyectos que siguen vivos, no nos olvidemos de la Torre Financiera (que afortunadamente “no le costará un solo centavo al Estado“). Lamentamos informar que, por más vigilia y a pesar que se empezó a demoler durante Semana Santa, la vieja embajada de los Estados Unidos no resucitó de entre los muertos al tercer día nada.

Y dale con el Centro de Convenciones

Para archivar bajo el encabezado de noticias que no son noticias —aunque se las califique de “un giro inesperado”— El Panamá América dice hoy que todavía no se decide dónde construir el Gran Centro de Convenciones.

Se planteó Barraza como primera opción, sin embargo, el administrador de la ATP, Salomón Shamah reveló que probablemente la obra se erigirá en el [sic] Chorrillo o Amador.

Al diablo con el plan maestro y con los $300,000 que nos costó. El centro de convenciones mismo no es tan grande: esas 13 hectáreas de edificio y estacionamientos bien caben en los lotes sin usar en Amador o sobre las multis de El Chorrillo.

Para archivar bajo el encabezado de buenas noticias sorprendentes, nuestro ministro de turismo anuncia que hacer un centro de convenciones en tierra firme ya existente sin tener que rellenar 62 hectáreas de lecho marino conlleva un beneficioso ahorro del costo de rellenar dicho relleno, $80 millones según La Prensa del 2 de diciembre, o $120 millones según Shamah hoy.

No obstante, a juicio de Shamah el relleno debe ejecutare [sic] independientemente de la ubicación final del centro de convenciones, ya que estos terrenos están ubicados dentro de un área que se está revalorizando y por su potencial podrían venderse para la construcción de importantes hoteles.

¡Entonces, los 120 millones que nos acabamos de ahorrar los podemos invertir de una vez en hacer un relleno de 62 hectáreas! ¡Y plantarlo de hoteles para beneficiarnos a todos! ¡Ahora le toca al pueblo!

Como la vialidad también ocupa un espacio importante dentro de la planeación [¿sic?] del nuevo centro de convenciones, el funcionario manifestó que ha sostenido conversaciones con el Ministro de Obras Públicas, Federico Suárez, para extender la tercera etapa de la Cinta Costera que llegaría hasta el museo de la Biodibersidad [¡sic!] en la Calzada de Amador.

Conclusión, en El Panamá América parecen haber renunciado también todos los correctores de ortografía. No se dice si el plan todavía es inaugurar “antes de que culmine el mandato del presidente Ricardo Martinelli en 2014”, pero ojalá que sí, porque yo no veo el día de poder llegar al trabajo en rollerblades.