Nada nuevo bajo el sol

A menos que hayan pasado las últimas 24 horas debajo de una piedra, seguro se han dado cuenta que #Panamá es trending topic de nuevo, y no por nuestra doble victoria en los Grammys Latinos, ni por el hacer de nuestra heroica La Sele, sino por un nuevo cuento de nuestro edificio más alto de Panamá (y segundo más alto de Latinoamérica) favorito. Dice globalwitness.org:

In the early 2000s, a series of bankruptcies meant Donald J. Trump was shunned by most lenders. Struggling for credit, he started selling his name to high-end real estate projects. This report examines in detail the criminal connections that propelled one such project – the Trump Ocean Club International Hotel and Tower in Panama – and how this case bears some of the same disturbing hallmarks as other Trump developments. […]

Trump may not have deliberately set out to facilitate criminal activity in his business dealings. But, as this Global Witness investigation shows, licensing his brand to the luxurious Trump Ocean Club International Hotel and Tower in Panama aligned Trump’s financial interests with those of crooks looking to launder ill-gotten gains. Trump seems to have done little to nothing to prevent this. What is clear is that proceeds from Colombian cartels’ narcotics trafficking were laundered through the Trump Ocean Club and that Donald Trump was one of the beneficiaries.

El cuento es largo, e involucra a “notorious fraudster David Eduardo Helmut Murcia Guzmán” y a su “business associate, Alexandre Henrique Ventura Nogueira”, pero como este no es un blog de política gringa y crimen financiero, mejor nos concentramos en el bochinche arquitectónico y de bienes raíces. Spoiler alert: el buen nombre de Panamá la patria mía no sale muy bien parado.

The Trump Ocean Club, one of Trump’s most lucrative licensing deals to date, was announced in 2006 and launched in 2011, a period when Panama was known as one of the best places in the world to launder money. Whole neighborhoods in Panama City were taken over by organized crime groups, and luxury developments were built with the purpose of serving as money laundering vehicles.

ya es hora de que pongamos eso en una campaña turística de marca país, ¿no?

[…I]nvesting in luxury properties is a tried and trusted way for criminals to move tainted cash into the legitimate financial system, where they can spend it freely. […] In most countries, regulation is notoriously lax in the real estate sector. Cash payments are subject to hardly any scrutiny, giving opportunistic and unprincipled developers free rein to accept dirty money.

Pasamos a un poco de background:

In 2005, Panamanian businessman Roger Khafif and his partners were pondering how to breathe life into their plans for a luxury condominium in Panama. By early 2006 they had set up a company – Newland International Properties, Corp. (Newland) – to build it. Now Khafif needed a ‘name’ – someone to draw in the big spenders to buy up the unbuilt units and provide the funds to lift the project off the drawing board.

Struggling financially at this time, Donald Trump seized the chance to be that name, and to embark on his very first international licensing venture. He struck a deal with Khafif, and the Trump Ocean Club (TOC) was announced in New York City on April 24, 2006. […]

But what was in it for Trump? There is little transparency around Trump’s financial agreement with Newland, a company that filed for bankruptcy in 2013. In fact, according to Univision News’ reporting of a New York court’s hearing on the bankruptcy, Newland refused to turn over the agreement with Trump to license his name. This prompted the judge to say to Newland’s attorney: “Go to Panama. If you want to do your deals in secret, go and do it in Panama. Don’t do it in my court.” […]

Prior to June 30, 2007, even before the project was complete, it was announced that two-thirds of its 996 residential and commercial units had been sold for a combined total of $279 million. Alexandre Henrique Ventura Nogueira, a key broker of TOC purchases, described in an interview with NBC and Reuters how he sold 100 units in just a week and how using the Trump name enabled him to sell for five or six times the price of comparable units in Panama. […]

Some observers told Global Witness that Ventura Nogueira and his associates acted as if they were affiliated with the TOC, although Roger Khafif stated that they were not. In his interview with NBC and Reuters, Ventura Nogueira described how he imported the first ever limousine in Panama and had the Trump logo emblazoned on its doors to impress potential customers. He also said that he used the Trump logo on a helicopter used to fly visitors around Panama. […]

In his interview with NBC and Reuters, Ventura Nogueira stated that 50 percent of his customers were Russian, and that “I had some customers with some, you know, questionable backgrounds.” He also said that he found out later that some customers were part of the Russian Mafia.

Another real estate broker who worked in Panama during the TOC pre-construction sales period told Global Witness that Eastern European and Russian investors at the TOC were “very secretive”, especially when setting up shell corporations, so you “don’t know their names” and “didn’t know where their money came from.”

Rich Russians – whom he called “the whales” – were prized clients because brokers could earn substantial commissions working with them. These were exactly the kind of purchasers needed by Trump and others to secure early sales, and therefore the financing through Bear Stearns to develop the project.

Sabrosito también, y a riesgo de abanicar aún más la indignación patriótica, está el sidebar este:

Panama: a Hot Spot for Illicit Financial Activity

Weak laws, regulations and enforcement on real estate transactions allowed dirty money to pour into Panamanian luxury properties. Miguel Antonio Bernal, a lawyer and law professor at the University of Panama, told Global Witness that “at least 95 percent” of luxury buildings built in Panama in the last 25 years were financed with corrupt money.

A series of U.S. diplomatic cables described how gangsters, drug cartels and tax evaders used shell firms to hide their investments in luxury real estate. One of the cables – written six weeks after Trump and his partner Roger Khafif announced the TOC project and later made public by WikiLeaks – found that “‘No questions asked’ seemed to be the rule. Businessmen, lawyers, bankers, and public servants of all levels are willing ‘to help,’ for the right price.”

Ok. Y ahora vamos a la ya mencionada entrevista de Reuters con Ventura Nogueira, donde hay varios otros cameos de la farándula local.

“Mr Nogueira was an outgoing and lively young man,” remembered Justine Pasek, who was crowned Miss Universe by Donald Trump in 2002 and was acting in 2007 as a spokesperson for Nogueira’s company, Homes Real Estate Investment & Services. “Everybody was so impressed with Homes as they seemed to be riding the top of the real estate boom at the time,” she said. […]

Nogueira became renowned for his friendships with politicians, his love of Aston Martin sports cars and expensive watches and, as one former associate recalled, for “never wearing the same shoes – no matter how expensive – for more than three months.”

He said he first got involved with the Trump Ocean Club project at an early sales meeting in 2006 in Panama arranged by Khafif, whom he knew already. Ivanka Trump and other real estate brokers were there, he said. He remembered listening as a minimum price of $120,000 for condominiums was discussed.

Nogueira said he stood up and said the price was at the level charged in ordinary developments. “Here, it is Trump selling. You have to give a value to that name. Make it $220,000!”

He said Ivanka replied: “Can you sell it?”

Nogueira said he asked for a week to prove himself. And within a week he managed to collect deposits on over 100 apartments, and after that Khafif made him a leading broker, working on a 5 percent commission of gross sales, he said.

Asked about Nogueira’s account of this meeting, Khafif said that “most of what he said was true.”

Aunque tengamos acá al proverbial unreliable narrator, el cuento sigue.

In the story of Panama’s Trump Ocean Club, a high point for many of those involved was a warm, cloudless night in early 2007.

The setting was Mar-a-Lago, Trump’s private club in Florida. Spilling out of Lamborghinis and Porsches onto the welcoming carpet were the sales people, clients and potential clients whose acumen and cash would make it possible – within a month – to break ground on the project’s building site in Panama City.

Entertained with drinks, music and jokes from American TV celebrity Regis Philbin, the guests got to meet and greet Trump and his children, Donald Jr., Eric and Ivanka. The event was organized to celebrate a successful sales campaign – and to solicit more sales. […]

In the months after the Mar-a-Lago party, the prospects for everyone involved in the Trump Ocean Club looked rosy. In the midst of a global property boom and a successful pitch, sales had exceeded all expectations.

A bond prospectus was issued in November 2007, enabling the raising of construction funds. By the end of June that year, the prospectus declared, the project had “pre-sold approximately 64 percent of the building’s condominium and commercial units,” guaranteeing receipts on completion of the project of at least $278.7 million.

Trump said later, in a promotional video ahead of the 2011 opening, that the project sold “like hot cakes.”

But not all the money collected in the pre-sales campaign would go on to fund the project. Nine former business partners or employees of Nogueira interviewed by Reuters alleged that, at the Ocean Club and at other developments, Nogueira either failed to pass on all the deposits he collected to the project’s developers, or sometimes sold the same apartment to more than one client, with the result that, on completion of the project, some clients had no clear claim on a property. […]

It wasn’t only alleged fraud that cost investors. After the global property crash of 2008, any chance of quick profit on the Trump Panama venture vanished.

By the time the Trump Ocean Club project was complete in 2011, many investors had withdrawn and lost their deposits rather than stump up the 70 percent balance. Bond holders lost, too, after Khafif’s company, Newland, defaulted on payments and the bond was restructured.

There was one person who still profited: Donald Trump.

Whatever the losses investors might suffer, under Trump’s licensing deal, detailed originally in the bond prospectus, the future U.S. president was guaranteed to receive payment. Court records from Newland’s bankruptcy in 2013 indicate Trump agreed to reduce his fee, but that he still earned between $30 million and $50 million from lending his name to the project.

Entonces, final feliz. Esto es pura envidia gringa de nuestro éxito urbano y crecimiento económico sazonado con una pizca de character assasination antipresidencialista. Podemos seguir durmiendo tranquilos, amigos.

Anuncios

Panawhat? En busca de la identidad panameña

cwca_web_pageimage.jpg

Una disertación presentada en el simposio “Central What? Central America!”. ArtCenter/South Florida, Miami Beach, EE.UU. 2015.

Pana-What?.002

Tesis: Centroamérica tiene un problema que más que de relaciones públicas es de identidad. No es que el mundo no sepa de qué vamos, es que ni siquiera nosotros estamos muy seguros.

Pana-What?.003

Todo ese resto de América que queda al sur de America se divide en tres partes: México (que significa pirámides y tacos), Suramérica (que significa jungla y llamas), y el istmo entre esas dos partes, que nadie sabe qué es. Y ahora miremos a Panamá, que definitivamente se siente diferente e independiente de Centroamérica. Puede que tampoco sepamos qué somos, pero definitivamente no somos eso.

Pana-What?.004

Este cisma surge en gran parte de la división política de América durante el período colonial. Todo el territorio de Centroamérica proper era parte de la Capitanía General de Guatemala, que se extendía desde Yucatán hasta Costa Rica.

Pana-What?.005

En cambio, Panamá tuvo una historia más complicada, como sede de una Real Audiencia que se instala y se extingue tres veces entre malos manejos y escándalos de corrupción, hasta que en 1739 se une definitivamente al Virreinato de Nueva Granada, que se extendía hasta Venezuela y Ecuador.

Pana-What?.006

Cuando en 1821 las colonias se independizan de España, Centroamérica se consolida en la República Federal de Centroamérica, y Panamá se une a la Gran Colombia.

Pana-What?.007

Panamá no se separa de Colombia sino hasta 1903, más de 60 años después que todo el resto de los países Centroamericanos ya eran independientes, y sólo lo logra con la asistencia de los Estados Unidos, cuyos intentos de negociar con Colombia una concesión para construir un canal interoceánico acababan de fracasar.

Pana-What?.008

Claro que la decisión de usar la ruta de Panamá y no la de Nicaragua para construir el canal se dio gracias al cabildeo de un consorcio de banqueros neoyorquinos que compraron la quebrada Compañía del Canal Francés y se la vendieron al gobierno gringo por una millonada. Para ellos, financiar una revolución era una bicoca.

Pana-What?.009

Entonces, Panamá pasa de ser una colonia de España a ser una provincia olvidada de Colombia a ser una república alrededor de un territorio de los Estados Unidos. No es sino hasta 1979, cuando se firman los tratados Torrijos-Carter, o hasta 1999, cuando se retira el último bastión de la armada estadounidense, que arranca nuestro periodo como país independiente. Esta perpetua vida bajo la tutela de una potencia extranjera hace que Panamá sea un caso de estudio ideal para el desarrollo atrofiado de una nación.

Pana-What?.010

Para rellenar este vacío, se usan héroes idealizados como Vasco Núñez de Balboa, celebrado fundador del primer asentamiento español permanente en tierras continentales americanas y caudillo descubridor del Mar del Sur.

Pana-What?.011

Convenientemente olvidado es su papel como codicioso y conquistador y político traicionero.

Pana-What?.012

Posteriormente su marca se aplica a nuestra moneda de curso legal, a asentamientos, distritos, puertos y avenidas.

Pana-What?.013

…y  a nuestra primera cerveza lager (que ahora es fabricada por una multinacional inglesa).

Pana-What?.014

El establecimiento de una identidad panameña se complicó al empezar a cumplir nuestro destino manifiesto como sitio de tránsito: puente del mundo y corazón del universo. Por siglos, nuestro país ha sido sitio de paso para gentes, ideas y culturas. El resultado es un país adonde coexisten y se combinan sin mayor preocupación todas estas gentes, ideas y culturas, y esta mescolanza produce una país adonde todo parece venir de otra parte.

Pana-What?.015

Esta cultura híbrida es particularmente notable en la arquitectura de la ciudad. La primera Arquitectura con A mayúscula de nuestro continente fue de estilo Barroco, rica pero rigurosamente ornamentada. El Barroco de Indias es un estilo mestizo basado en la imitación de modelos europeos usando mano de obra local, por lo que es inevitablemente influenciado por la estética nativa.

Pana-What?.016

Tras múltiples ciclos de decadencia y renacimiento, y tras la independencia de España, llegan los motivos afrancesados en la era de la Compagnie Universelle du Canal Interocéanique de Panama, pero la importación de modelos europeos se consolida con la separación de Colombia.

Pana-What?.017

A pocos meses de fundada la República en 1903 el gobierno inicia una campaña de construcción de grandes edificios públicos para la capital. Para diseñarlos vino a Panamá el italiano Gennaro Ruggieri. Todos sus edificios —Teatro Nacional, Palacio Municipal, Instituto Nacional y Palacio de Justicia— usan un tosco y recargado estilo renacentista, una arquitectura que por medio de la imitación y el ornamento aspira a acercar a los panameños a las glorias del Viejo Continente.

Pana-What?.018

Durante el resto del siglo XX, la arquitectura panameña continuó inspirándose en otros sitios y otros tiempos, ya sea las misiones californianas en los treintas o la Brasilia Corbusiana en los sesentas.

Pana-What?.019

Panamá es hoy una ciudad moderna y orgullosa. A pesar de haber sido recientemente considerada por The Economist como la séptima ciudad más barata del mundo, cuenta una arquitectura que simboliza todo lo contrario: Panamá manifiesta sus aspiraciones —y delirios— de grandeza construyendo alto y bonito. Lo que fue el primer asentamiento colonial en la costa del Pacífico americano está ahora sembrado de rascacielos, con un skyline de película que incluye 12 de las 13 torres más altas de Latinoamérica. La tendencia a lo vertical de su arquitectura y la tendencia al spanglish de su gente le ganan constantes comparaciones con Miami, a veces con orgullo, a veces con desdén. Y es que por apuntar a ser una metrópoli de primer mundo, nuestros edificios modernos son, con muy contadas excepciones, cuboides con mucho cristal que de no ser por un par de balcones y aleros, bien podrían estar en cualquier sitio.

Pana-What?.020

Pero entre tanta modernidad genérica se da también un lenguaje alternativo, delirantemente decorado con ornamentos clásicos. En estas torres de apartamentos con nombre de casino de Las Vegas —The Mirage, Bellagio Tower, Venetian Tower— las columnas de orden gigante y capiteles corintios existen felizmente junto a losas planas y muros cortina. Esta es la Arquitectura Feoclásica Panameña, producto de nuestra cultura de apropiación —en el sentido de tomar de otro lugar, adecuarlo al nuevo medio, o simplemente adoptarlo como propio— tan presente en todo lo que hacemos.

Pana-What?.021

El Feoclásico es la alegre aplicación de decoración historicista, aplicada sin muchos escrúpulos. Junto a las arquitecturas clásica y neoclásica, la Arquitectura Feoclásica culmina un ciclo original-revival-decadencia. Es una arquitectura superficial y de superficies: de fachadas, y especialmente de la fachada frontal.

Pana-What?.022

Se hace recubriendo el edificio con los ornamentos que simbolizan la idea arquetípica de Arquitectura —columnas con capitel, balaústres, frontones— que tradicionalmente denota a instituciones respetables como templos, cortes y bancos. Así, el Feoclásico inviste a cualquier construcción, por modesta que sea, con asociaciones simbólicas al poder político, eclesiástico y monetario; ¿y quién no querría eso de su edificio? Lo que distingue al Feoclásico de otros posmodernismos es que esta rocalla simbólica parece salir de la memoria y creatividad del arquitecto (o del cliente) y no del estudio concienzudo de los modelos clásicos y de las normas que regían su ornamentación.

Pana-What?.023

El Feoclásico aspira a Atenas, pero produce Las Vegas. Es una arquitectura lúdica y ludopática. Las Vegas se visita por pocos días —e idealmente en estado de embriaguez— pero el Feoclásico es un Las Vegas perenne donde hay que vivir toda la vida. El Feoclásico está también emparentado con la arquitectura efímera del carnaval de Las Tablas: carros alegóricos, tronos de coronación, fantasía y donaire, escarcha y lentejuela. El Feoclásico extiende estos excesos durante el resto del año, todos los años.

Pana-What?.024

Más que una importación más, la arquitectura Feoclásica es una clara expresión de nuestro espíritu nacional, producto del amor latinoamericano por el ornamento y la ostentación.

Pana-What?.025

Está en todas partes, y hay muchos que lo aprecian sinceramente; nuestra tesis es que tenerle afecto no tiene nada de malo. De hecho, estamos convencidos de que es lo más interesante que ha surgido de nuestro medio construido en las últimas décadas.

Pana-What?.026

Pero al tiempo que nuestras torres de apartamentos se regodean en la importación de identidades foráneas, aparecen cada vez más no-lugares completamente carentes de identidad, y ninguno como el mall panameño. Hasta 2003, Panamá era una ciudad sin malles. Hoy, Albrook Mall es el centro comercial más grande de todo el hemisferio occidental. Esta mutación refleja la velocidad con que nos estamos desarrollando, frecuentemente sin saber muy bien adónde vamos a quedar. El mall ha ocupado completamente el rol del espacio público en Panamá. Hoy, uno pasea en el mall, come en el mall, hace vida social en el mall; ya no se puede ir al cine sin ir al mall.

Pana-What?.027

El mall panameño es un sitio interesante, y estoy fascinado igualmente por sus espacios y por sus habitantes. Mi vídeo La vorágine documenta el tránsito de la gente que avanza como en trance, cargada por la parafernalia de bolsas y celulares, flotando a la deriva en un mar de mármol blanco, buscando lo bonito de la coreografía espontánea del paso de los mortales a través de estos espacios inmutables.

Pana-What?.028

Pero existe un rubro adonde la dificultad a la hora de identificar y comunicar la identidad de Panamá se hace aun más notable que en el dar forma a la ciudad: en nuestros anuncios turísticos. ¿Qué es Panamá? ¿Cómo capturar la esencia de un país en 30 segundos? ¿Y cómo hacerlo de forma tan atractiva que convenza a los extranjeros a visitarnos o a mudarse; y de forma tan fidedigna que cuando lleguen no se decepcionen?

Pana-What?.029

La respuesta del Instituto Panameño de Turismo de 1983 fue “My Name is Panama”, una exitosísima campaña producida años antes de que se inventara el concepto de la marca país. Exactamente 30 años después, tras una invasión, dos décadas de despampanante crecimiento económico y múltiples consultorías para responder estas mismas preguntas, la nueva Autoridad de Turismo de Panamá lanzó una flamante nueva superproducción: “Panama, The Way”.

Pana-What?.030

Estas dos visiones idealizadas de Panamá son igual de imaginarias e igual de exageradas, pero jalan cada una para su lado (y desde su zeitgeist particular ochentero o dosmildiecero). 1983 muestra un sitio auténtico, exótico y tropical: un crisol de artesanías y aves tropicales (“visita un país realmente diferente del tuyo”); mientras que 2013 muestra un no-lugar globalizado, seguro y neoliberal: un campo de juego para las élites arias (“establécete en un país igual de civilizado que el tuyo”).

Pana-What?.031

Pero la realidad —la verdadera esencia del verdadero Panamá— indudablemente está en algún sitio entre estos dos polos, y mi pieza Dark Side of the Moon busca precisamente localizar esa esencia. En los dos vídeos (Lado 1 y Lado 2) se invierten las pistas de audio (y los subtítulos) de los anuncios de 1983 y 2013, y al realizar esta multiplicación —como sucede al ver el Mago de Oz en sincronía con el octavo álbum de Pink Floyd— aparecen coincidencias inquietantes. Dark Side of the Moon muestra a Panamá como una tierra de contrastes, consciente de su papel como peón en el juego del comercio internacional y la danza de los millones.

Pana-What?.032

Y sobre todo, que es un país eternamente preocupado por el asunto de la identidad, y condenado a perpetuidad a hurgarse el ombligo buscándola. Entonces, más que identificar la esencia única y verdadera de Panamá, Dark Side of the Moon invita al observador a unirse a esta búsqueda.

Pana-What?.033

Finalmente, el hecho que Panamá no tenga identidad, o que no hayamos terminado de definirla con claridad, no es razón para afligirse, sino que denota una oportunidad increíble, porque Panamá es una tierra de oportunidades increíbles. Y tal vez esta es la verdadera identidad de Panamá. Vengan y conózcannos.

Que suelten a los simulacros

Vista_casa_wilcox_colon.jpg

Casa Wilcox, Colón (SaavedraRob CC BY-SA 4.0)

Los simulacros —llámeseles réplicas, reconstrucciones, reinterpretaciones, falsos históricos o entuertos— son el lado oscuro de la recuperación del legado arquitectónico. Mucho se ha escrito sobre el tema, pero en Panamá andamos como siempre felicianos sin meterle mucha cabeza a estos menesteres. Solo hay que darse una vuelta por el Casco Antiguo para ver docenas de atroces ejemplos, desde importantes hoteles hasta importantes iglesias; todas muy bonitas y muy históricas, pero completamente falaces. Para hablar de un ejemplo clásico del que ya nadie habla, me remonto al patrimonio histórico de este blog:

IMG_0743.JPG

[Decía La Prensa]

El 7 de noviembre de 2003 sucumbieron las estructuras del Arco Chato, que para esa fecha tenían 325 años en pie en el corregimiento de San Felipe. El próximo 18 de noviembre se iniciarán los trabajos de restauración, aunque gran parte de su historia quedará en los escombros.

Ariel Espino, director de la Oficina del Casco Antiguo, informó que los trabajos de restauración estarán a cargo del arquitecto Raúl Murillo. Las estructuras, dijo, se construirán con tecnología moderna, pero el recubrimiento será con los ladrillos que yacen en el suelo desde 2003, para que tenga una vista de la estructura original.

Reconstruir el Arco Chato con el material original es muy riesgoso – apuntó-, porque el diseño de las estructuras no era estable.

Sin embargo, reiteró que con los trabajos que se realizarán estas podrán verse como las originales.

[Y decía yo]

Entonces, en pocas palabras, el arco se cayó, pero fue culpa de los otros. Y lo vamos a reconstruir, porque somos buenos patriotas, pero como ya no somos tan buenos ingenieros como hace 300 años, no lo vamos a poder hacer como era, pero la tecnología moderna nos va a dar un arco chato que se va a ver igualito que el de antes. Así que nada de alarmar a los guías de turismo, que vamos a tener arco chato para rato.

Y ahí está sin ninguna pena ni gloria nuestra réplica de arco chato, inaugurada en abril de 2007. Y no sé ni cómo se nos pasó celebrarle su décimo aniversario.

Pero volviendo al presente, entre todas las opiniones encontradas y diferencias irreconciliables enfrentadas en La Prensa de ayer toca hablar de esta. Y dice:

La última palabra sobre la demolición de la casa Wilcox, en la provincia de Colón, la tendrá la Dirección de Patrimonio Histórico del Instituto Nacional de Cultura (INAC).

Esta semana, el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) entregó a esa dirección del INAC el informé (sic) técnico que elaboró la Universidad Tecnológica de Panamá sobre este inmueble y los estudios que hicieron entidades como el Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) y el Cuerpo de Bomberos de Panamá.

El titular de Vivienda y Ordenamiento Territorial, Mario Etchelecu, señaló durante un recorrido por la provincia de Colón que lo más probable es que se demuela y se haga una réplica, aunque subrayó que Patrimonio Histórico decidirá al respecto.

Así, casual e imparcial.

Etchelecu sostuvo una reunión esta semana con la nueva directora de Patrimonio Histórico del Instituto Nacional de Cultura, Ariana Lyma Young de Policani, la cual tiene en sus manos el futuro del antiguo edificio.

Al respecto, Lyma Young de Policani manifestó que cualquier edificio del Conjunto Monumental del país será salvaguardado, “siempre y cuando” cuente con las condiciones necesarias para su restauración.

Entonces no sabemos qué dice este “informé (sic) técnico” de la Universidad Tecnológica, pero en abril Patrimonio Histórico se estaba oficialmente inclinando por restaurar. Decía La Prensa:

 La Dirección Nacional de Patrimonio Histórico del Instituto Nacional de Cultura (Inac) consideró que la histórica casa Wilcox, ubicado en el casco Antiguo de Colón, es recuperable y no debe ser demolido (sic), como recomendó el Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc).

“En la Dirección Nacional de Patrimonio Histórico nos amparamos en estudios precisos realizados por diversos actores que cuentan con la idoneidad debida para dar sustento a las decisiones. En el caso del proyecto de ‘Restauración Casa Wilcox’, los últimos informes con los que cuenta la dirección presentados por el contratista indican que la estructura es recuperable. Dichos informes presentan además las técnicas para su recuperación”, señala la dirección en un comunicado divulgado este lunes 10 de abril.

Pero volviendo al presente, tenemos acá en la otra esquina:

Esta semana también la comisión de Patrimonio de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos se reunió para tratar el tema de la demolición del inmueble.

María Lombardo, presidenta del gremio, indicó que es “lamentable” que el Gobierno atente contra el patrimonio histórico. “Esto no es Disney, donde se pueden hacer réplicas de temáticas. Hay que cumplir con las normas”, acotó Lombardo.

En tanto, la arquitecta restauradora y directora de la Fundación Calicanto, Hildegard Vásquez, planteó que la casa Wilcox puede ser “perfectamente” rescatada.

“Odebrecht va a resultar siendo el mayor actor que hemos tenido en atacar al patrimonio histórico por beneficio económico”, añadió.

Y acota el Arquitecto Rodrigo Guardia D.:

Entonces, hagan sus apuestas, señores: ¿costosa y cuidadosa restauración, o rauda demolición y reconstrucción? ¿Cuánta fe tienen todavía?

Acerca de la felicidad y el sonido

Antes que nada, háganse un favor y píquenle al play del vimeo este:

¿Ya se enamoraron? Pues de nada y a la orden. Si el genio de este avance que en realidad es una micro-película no los tiene ya mismo parándose de sus asientos para comprar su boleto, no sé qué es lo que tienen en el agujero donde alguien normal tendría su corazoncito.

LFDS_01_1441.png

La felicidad del sonido es una película de Ana Endara; pero más que eso, es una canción de amor visual al Panamá que se oye: una celebración de los sonidos que hace nuestra gente (y de la gente que los hace) y los sonidos que hace nuestro ambiente (y del ambiente que los hace). Aquí conviven audiófilos y melómanos, gente que vive para el sonido y gente que vive por el sonido, todos iluminados por una locura particular, y todos retratados en un exquisito blanco y negro. La felicidad del sonido es una película para disfrutar con los ojos cerrados, pero también es una película para ver con el audio en cero. Aquí, el cuidadoso diseño de sonido casi que se da de trompones con la dirección de fotografía, como siempre debería ser.

LFDS_04_1438.png

La felicidad del sonido se ha lucido en prestigiosos festivales de cine en Holanda y Costa Rica, y en Panamá se mostró en un limitadísimo y exclusivísimo preestreno en pantalla grande en agosto y en una limitadísima rotación en pantalla chica en diciembre, así que se les perdona que no la hayan visto aun. Pero este periodo de gracia está por acabárseles, gracias al 6to Festival Internacional de Cine Panamá.

LFDS_14_1438.png

Entonces marquen su calendario para el sábado 1 de abril a las 5 PM en la Sala CopaAirlines Cinépolis Multiplaza – Sala 6. Y vayan comprando su boleto, porque este tipo de funciones únicas a veces se llenan. En guerra avisada no muere soldado. No queremos llantos ni velorios.

LFDS_10_1441.png

Y hablando de poemas audiovisuales a la panameneidad

lottery_Donna-Colon-y-Jonathan-Harker_ARCO2017_01.jpg

También como parte del Festival Internacional de Cine Panamá se va a mostrar Lotería, el más reciente éxito de Donna Conlon y Jonathan Harker. Esta pieza también es una celebración de lo que es Panamá, también retratada en exquisito blanco y negro, pero más que una canción de amor es un film noir. La cultura panameña, y nuestra obsesión con las promesas que simboliza todo lo que se parezca a una balota de marfil, se vuelve una novela de misterio con un desenlace sorpresa que no se pueden perder. Agárrense de sus perlas, señores.

lottery_Donna-Colon-y-Jonathan-Harker_ARCO2017_05.jpg

Lotería comparte con La felicidad del sonido la directora (Ana Endara) y el director de fotografía (Victor Mares), y ese parentesco se nota. Yo estoy remando para que el festival la incluya como un corto, o un prefacio surreal antes del feature presentation del 1 de abril. Ojalá me hagan caso. Pero si no, Lotería se va a proyectar sobre el exterior de la nave de la iglesia de La Merced (frente al American Trade Hotel) el viernes 31 de marzo desde las 7 PM. Donna y Jonathan también van a dictar una charla informal sobre sus proyectos y metodología, intitulada Toca jugar con videoarte, el domingo 2 de abril desde las 2 PM en el American Trade Hall. Vuelvan a marcar su calendario, porque aquí tampoco queremos llantos ni velorios.

lottery_Donna-Colon-y-Jonathan-Harker_ARCO2017_02.jpg

Y hablando de los programas educativos del Festival Internacional de Cine Panamá

Una última cuña: este año estoy estrenándome como docente invitado al festival, dirigiendo una limitadísima y exclusivísima caminata guiada intitulada Panamá: un manual de instrucciones. Y dice:

Panamá: un manual de instrucciones
Una propuesta para el Festival Internacional de Cine Panamá
Darién Montañez. 2017.

Panamá es un lugar rarísimo. Lo que fue el primer asentamiento colonial en la costa del Pacífico americano está ahora sembrado de rascacielos, con un skyline de película que incluye casi todos los más altos de Latinoamérica. Incluso antes de aterrizar, el prospecto de sumergirse entre esas torres, esas autopistas, esas barriadas y esas selvas todas amarradas encima de las otras puede ser aterrador. Pero no teman, hermanos visitantes, después de asistir a esta sesión todo va a estar más claro.

La ciudad de Panamá es resultado de un constante revoltijo: de gentes y culturas, de ambiciones y pretensiones, de millones y millones y millones. La tendencia a lo vertical de su arquitectura y la tendencia al spanglish de su gente le ganan constantes comparaciones con Miami, a veces con orgullo, a veces con desdén. Este puente del mundo y corazón del universo ha sido siempre una encrucijada hiperconectada con las realidades de ultramar, y es en esta permeabilidad a toda influencia foránea donde reside —paradójicamente— la verdadera esencia de la panameneidad.

En esta sesión haremos un recorrido por la ciudad de Panamá, su tiempo y su espacio, sus pelos y sus señales, enfocándonos en lo bueno, lo malo y lo feo (especialmente lo feo). Tras una sesión teórica con conferencia magistral sigue una caminata guiada por el casco viejo donde veremos estas influencias en carne y hueso, desde las ruinas coloniales hasta los monumentos emperifollados y los pastiches contemporáneos. La meta es explicar la ciudad por igual a neófitos e iniciados con una lección de arquitectura para gente normal.

Una vez más, los cupos son limitados, así que reserve su cupo con tiempo escribiendo a industria@iffpanama.com. Acá tampoco queremos ningún llanto ni ningún velorio.

Screen Shot 2017-03-26 at 4.51.03 PM.png

Liviandades de domingo: le volví a pedir a mis estudiantes que dibujaran su edificio favorito

Mismo experimento de enero de este año y de marzo y de abril del año pasado. Veamos.

IMG_5789

O. Camaño

IMG_5790

Anónimo

IMG_5791

O. Chavarro

IMG_5792

A. Apollo

IMG_5793

B. González

IMG_5794

M. Castillo

IMG_5795

J. Rodríguez

IMG_5796

A. Ramos

IMG_5798

W. Delgado

IMG_5799

D. Godoy

IMG_5800

M. González

IMG_5801

E. Boyce

IMG_5802

B. Pelaez

IMG_5803

B. Cruz

IMG_5804

A. Alba

IMG_5805

A. Araúz

IMG_5806

A. Herrera

IMG_5807

A. Rodríguez

IMG_5808

K. Soto

IMG_5809

K. Orobio

IMG_5810

M. López

IMG_5811

J. Sarria

IMG_5812

A. Villarreal

IMG_5813

R. De León

IMG_5814

L. Zeng

IMG_5815

B. Schmidth

IMG_5816

A. Pitti

IMG_5817

E. Escobar

IMG_5818

D. Ramos

IMG_5819

A. Díaz

IMG_5820

L. Valdés

IMG_5821

IMG_5822

L. Montoya

Liviandades de domingo: se conciben programas académicos

Como todos mis stalkers y fanbois saben, uno de mis pasatiempos de tiempo libre es componer programas académicos y dictar clases en prestigiosas universidades de la localidad. ¿Y cuál sería el siguiente escalón en esta escalada hacia el estrellato? Pues contribuyendo syllabi para eventos artísticos internacionales, naturalmente.

Co-Work Space for Potential Dropouts es un proyecto de Avi Varma curado por Sofia Bastidas que se muestra en la Pollock Gallery de la Southern Methodist University en Dallas, TX del 4 de febrero al 11 de marzo de 2017. Y dice:

In 2016, over 500 co-working spaces sprang to life in Shanghai and Beijing, each geared towards bolstering a stagnating industrial workforce and revitalizing it through concentrating human energy on information and knowledge based production. But these spaces reproduced evolving forms of capitalism instead of critiquing them. What if co-working spaces were to be redirected towards creating new mental environments, re-creating the consensus notion of the common sense through speculative projects that envision a radically different future? and re-direct a critical mass of human energy and desire to recalibrate the disastrous directions of contemporary politics? These are the foundational questions and principles of the Co-Work Space for Potential Dropouts.

The Co-Work Space for Potential Dropouts is a debt and grade free experiment in education.[…] The Co-Work Space will address issues having to do with advertising, global warming and the university. […]

As one engages the space of the Pollock Gallery one encounters a disparate series of artistic events: a text triptych, a sound piece, lilac-colored walls, political slogans, and a promotional video, all before entering the center of the gallery, where the co-work space itself is arrayed with the familiar accoutrements of a start-up company: desks, wifi , a library and refreshments.

Visitors and students are invited to sit comfortably, relax and bask in the sounds of the ocean and the pure tones of sine waves, as they peruse the course catalog of the Co-Work Space for Potential Dropouts. There they may find a variety of courses that may shock their consciousnesses from callow wavelengths of infotainment and financial pressure and turn their attention towards subjects such as shamanism, digital paternalism, algorithmic poetry, think tanks, planetary art, intuition, conflictual ecologies, and 22nd century architecture. These hyperstitional course offerings have been painstakingly compiled by artist Avi Varma and curatorial fellow Sofia Bastidas from an extraordinary roster of internationally acclaimed artists, curators, and academics.

Y heme ahí, rodeado de puro nombre y de último (no por headliner, sino por haber entregado de último) con mi humilde contribución a la historiografía arquitectónica occidental. Redoble de tambores, por favor.

Screen Shot 2017-02-26 at 10.11.09 AM.png

Y no contento con esto, ahora estoy redactando una propuesta para cierto prestigioso festival internacional de la localidad. Y dice:

Panamá: un manual de instrucciones
Una propuesta para [REDACTED]
Darién Montañez. 2017.

Panamá es un lugar rarísimo. Lo que fue el primer asentamiento colonial en la costa del Pacífico americano está ahora sembrado de rascacielos, con un skyline de película que incluye casi todos los más altos de Latinoamérica. Incluso antes de aterrizar, el prospecto de sumergirse entre esas torres, esas autopistas, esas barriadas y esas selvas todas amarradas encima de las otras puede ser aterrador. Pero no teman, hermanos visitantes, después de asistir a esta sesión todo va a estar más claro.

La ciudad de Panamá es resultado de un constante revoltijo: de gentes y culturas, de ambiciones y pretensiones, de millones y millones y millones. La tendencia a lo vertical de su arquitectura y la tendencia al spanglish de su gente le ganan constantes comparaciones con Miami, a veces con orgullo, a veces con desdén. Este puente del mundo y corazón del universo ha sido siempre una encrucijada hiperconectada con las realidades de ultramar, pero es en esta permeabilidad a toda influencia foránea donde reside —paradójicamente— la verdadera esencia de la panameneidad.

En esta sesión haremos un recorrido por la ciudad de Panamá, su tiempo y su espacio, sus pelos y sus señales, enfocándonos en lo bueno, lo malo y lo feo (especialmente lo feo). Tras una sesión teórica con conferencia magistral sigue una caminata guiada donde veremos estas influencias en carne y hueso, desde las ruinas coloniales hasta los monumentos emperifollados y los pastiches contemporáneos. La meta es explicar la ciudad por igual a neófitos e iniciados con una lección de arquitectura para gente normal.

Ya saben: vayan acumulando sus mesadas para la acreditación.