Los terrenos de la discordia

A ver, seguimos espulgando entre las copiosas noticias de estos últimos días (¿estos últimos tiempos?) rogando como siempre que no haya nada que requiera resaltar por estos lares. Hoy no hubo suerte, y toca principalmente indicarles una cosilla que dice La Prensa, muy como quien no quiere la cosa: Blandón [...] se refirió al relleno … Sigue leyendo Los terrenos de la discordia

Que sí, que no, que caiga un chaparrón

Martinelli, el sábado (fide La Prensa de ayer): Propondré la expropiación del terreno de Paitilla en el próximo Gabinete y será un parque más de la cinta costera. No me temblará la mano al hacerlo. Como verás se expropiará sin afectar que investiguemos todo lo que pasó. Mayín (Ibid.): [P]or no ser abogado, el presidente … Sigue leyendo Que sí, que no, que caiga un chaparrón

No rest for the wicked

Hoy domingo, día del Señor, y yo en estas. Exijo un aumento. Dice La Prensa: El presidente, Ricardo Martinelli, anunció ayer que promoverá la “reversión” al patrimonio de la Nación del terreno de 11 mil 379 metros cuadrados frente a la bahía de Panamá, que cedió de forma gratuita la directora de Catastro y Bienes … Sigue leyendo No rest for the wicked

La hectárea de la discórdea

Naturalmente, La Prensa hoy continúa lo que empezó ayer: el cuento del terrenote que le estamos regalando a un joven emprendedor vendedor de flores, reivindicándolo así tras décadas de desinteresada ocupación de un parque vecinal en Paitilla. Los titulares de los tradicionales dos pedazos del reporte nos recuerdan la proverbial pugna de máscara contra cabellera … Sigue leyendo La hectárea de la discórdea

Y si acá llueve, por allá no escampa

Estos titulares de La Prensa están cada vez más explícitos. Gobierno les regala tierras a sus aliados. Empieza como eslógan de película. Que hay un terreno en Paitilla, frente al Matasnillo, entre el Plaza Paitilla Inn y la cinta costera. Que ahí desde hace mucho tiempo había un vendedor de flores. Que ahora es millonario. … Sigue leyendo Y si acá llueve, por allá no escampa