El misterio de la taberna “Blue Goose” de Burroughs

Seguramente todavía están traumatizados por aquella primera Carta del Yagé, donde William Burroughs hace un recorrido por los bajos fondos del Panamá de 1953. Todos sabemos dónde está el Hotel Colón y el Hospital Santo Tomás, pero la identidad de la taberna “Blue Goose” había permanecido envuelta en una bruma de misterio… ¡hasta ahora!

Recordemos el pasaje pertinente:

I had a magazine article with me describing a joint outside Panama City called the Blue Goose. ‘This is anything goes joint. Dope peddlers lurk in the men’s room with a hypo loaded and ready to go. Sometimes they dart out of a toilet and stick it in your arm without waiting for consent. Homosexuals run riot.’

The Blue Goose looks like a Prohibition era road house. A long one story building run down and covered with vines. I could hear frogs croaking from the woods and swamps around it. Outside a few parked cars, inside a dim bluish light. I remembered a prohibition era road house of my adolescence and the taste of gin rickeys in a mid west summer. (Oh my God! And the August moon in a violet sky and Billy Bradshinkel’s cock. How sloppy can you get?)

Immediately two old whores sat down at my table without being asked and ordered drinks. The bill for one round was $6.90. The only thing lurking in the men’s room was an insolent demanding lavatory attendant. I may add that far from running riot in Panama I never scored for one boy there. I wonder what a Panamanian boy would be like. Probably cut. When they say anything goes they are referring to the joint not the customers.

Hace un par de días tuve una epifanía. Salió en mi Instagram esta foto de @abdelitohtroy y de pronto todo hizo sentido.

¿Qué creen, la encontramos? ¿Habrá Burroughs leído mal el letrero, transformando Blue Grotto en Blue Goose? Las palabras Grotto y Goose se parecen lo suficiente para confundir a cualquier junkie. ¿O habrá sido un problema de transcripción/interpretación? La caligrafía de Burroughs era terrible, y todavía da de comer y pone a especular a sus editores.

Mi corazón me dice que sí es. La “Blue Goose” existe y funciona. ¿Se anima alguien a acompañarme a buscar hipodérmicas en el baño de hombres?

Ñapa 1: Le “gruta azul” à Panama, Photo d’époque de 1966—foto por Jean-Pierre Verhaege, marinero del BSL Rhin, que estuvo anclado en el puerto de Balboa entre el 23 y 26 de abril de 1966.

Ñapa 2: Más notas de Burroughs sobre Panamá, esta vez de la libreta-diario latinoamericana que compró Ohio State. Y dice:

July 17, Panama.

Ruins of 1910. Limed Trees – Wooden hospitals where people died in rows from yellow fever. Walked around with camera. People always know when you are taking their picture. Concept of soul loss. I was trying to get picture of young indian on boat. Such languid animal inocence. He knew i was trying to take his picture and would always look up just as I was swinging camera into position. [corrugated iron roofs, wheeling albatrosses.

Every cell vexes like junk sickness, what do I want from him? sitting leaning against the bow of the boat, idly scratching one shoulder — a long white scar on his right shoulder — looking up at me with a trace of sulkiness. Walked around, started cooking. Need to see Angelo again.

Photography. There is something obscene here, a desire to capture, imprison incorporate.

What persistent pimps in Panama. One stopped me chewing my ear off about a 15 year old girl. I told him. “She’s middle aged already. I want that 6 year old ass. Don’t try palming your old 14 year old bats off on me.”

Everyone here is telepathic on paranoid level. If you look at anyone he knows at once he is being observed and gives evidence of hostility and suspicion and restlessness.

Anuncios

“El Pueblo panameño tendrá una casa nueva”


El jueves pasado se dio la primera palada del edificio anexo de la Asamblea Nacional, diseñado por (drumroll, please) Mallol & Mallol. A diferencia de su propuesta anterior para el mismo proyecto, muy de Astroboy, este edificio es como el hijo de Multiplaza y una Rood-blauwe stoel. Buenísima la original tipografía del letrero (Arial), y ni hablar de la proporción asta-bandera. Pero la genial fachada posterior, que da a la avenida de Los Mártires, es puro Multicentro. Si yo estuviera escribiendo el copy, diría que el edificio da la espalda a la Zona del Canal en desafiante conmemoración de los hechos del 9 de enero.


[fuente]

La Asamblea Nacional se viste de mall, y lo hace mal. Es triste admitirlo, pero hubiera preferido un edificio en estilo Feoclásico Panameño.

UNESCO vs la cinta costera en el Casco

Detengan las imprentas. El Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, reunido en Brasilia la semana pasada, no está contento con la extensión de la cinta costera hacia el Casco Antiguo. En el acta WHC.10/34.COM/7B.Add, una adenda con el estado de conservación de los sitios que no entregaron a tiempo para entrar al informe principal, se resumen lo discutido sobre el tema:

The Cinta Costera project is a coastal freeway being executed at the seaside area of Terraplan that is projected to continue along the border of the Historic Centre with plans for a tunnel beneath the Centre’s core. At the 33rd session of the World Heritage Committee, the State Party was requested to, in accordance with Paragraph 172 of the Operational Guideline, to submit to the World Heritage Centre and the Advisory Bodies, a final report, including the analysis and monitoring of the potential impacts of this project.

The Mission in 2010 realised that the State Party had commenced the execution of this project. No additional information could be procured regarding the social impacts, conservation requirements, impact assessments, etc. of this project. The Mission was therefore left to conclude that these assessments were not undertaken.

Lo que pasa en el resto del Casco tampoco pinta bien:

With regards to the Historic Centre, information on planned and ongoing projects, including the structural changes at the Hotel Central and the impacts of the PH Plaza Independencia condominium, was not included. […]

Various buildings have been rehabilitated and many others are currently being restored, however there are a significant number of neglected buildings at risk of collapse. It also noted that real estate speculation and interests continue to pervade decision-making processes, leading to detrimental interventions at the property. […]

To conclude, the World Heritage Centre and the Advisory Bodies consider that the received information does not provide a definite and precise course of action to address the current threats to the property that have been highlighted in the 2009 reactive monitoring mission and in Decisions made by the World Heritage Committee. There are no clear schedules or comprehensive technical information about how critical issues, including social housing and its derived conflicts, the impacts of the Cinta Costera and the alternative route for the Avenida Cincuentenario will be addressed. The document does not evidence how the highest level of authority will commit to the conservation of the property or the definition of a clear policy for the preservation and development of the historic area.

Concluyen en un Draft Decision 34 COM 7B.113

The World Heritage Committee, […]

4. Requests the State Party to halt the Cinta Costera Project and to submit, in accordance with Paragraph 172 of the Operational Guidelines, the necessary technical studies and impact assessments for consideration and review by the World Heritage Centre and the Advisory Bodies prior to approval and implementation;

5. Also requests the State Party to invite a joint World Heritage Centre/Advisory Bodies reactive monitoring mission in 2010 to assess the state of interventions at the historic monuments, current management arrangements, planned development projects and the state of conservation of the property;

6. Further requests the State Party to submit to the World Heritage Centre by 1 February 2011, a report on this issue above-mentioned, for examination by the World Heritage Committee at its 35th session in 2011, with a view to considering, in the absence of substantial progress, the inscription of the property on the List of World Heritage in Danger.

La trama se complica.

Maquillaje urbano; o, Arreglando la ciudad a brocha y rodillo


“Aquí vemos los edificios multifamiliares de Barraza, el barrio más peligroso de la ciudad [de Panamá].”
Gerardo Mosquera, 2002
[foto de 1999]

Estas son las multis de Barraza: diez monolitos residenciales que seguramente nadie consideró bonitos ni cuando recién construidos. El dogma parece ser que las soluciones de vivienda no tienen por qué tener aspiraciones estéticas de ningún tipo, y éste es un buen sitio para ver los resultados. Barraza es interesante únicamente como ejemplo del horror de un esquema Corbusiano hecho con las patas y dejado al olvido, de un experimento habitacional fallido.

Después de varias décadas de uso y descuido, sus fachadas estaban cubiertas de moho y mugre y sus interiores estaban plagados de todo tipo de problemas sociales. Alguien tenía que hacer algo al respecto.

¿Cómo solucionar la situación? Pues con pintura. A finales de los noventa, una de las legisladoras del sector encabezó orgullosamente el remozamiento del conjunto, sustituyendo la vieja paleta de ocre y crema por un carnaval de alegres colores tropicales. De repente las multis de Barraza resplandecían en el frente marino de la ciudad, superando con creces los tonos de las casas recién remodeladas del vecino Casco Viejo. Qué importa que muchas de las ventanas todavía se cerraran con trapos, ahora Barraza estaba bonita (de lejos). Misión cumplida.

Una solución fácil, una oportunidad desperdiciada. Alguien tenía que hacer algo al respecto.

Pintar para vivir mejor

En 1999, aprovechando la libertad de nuestro último taller de diseño arquitectónico, presentamos una mejor solución: recuperar la tradición de pintar propaganda en las culatas de los edificios cubriendo Barraza con un mural turístico promocionando los atractivos del país, pero dedicando las multis de los extremos a la promoción de nuestra cerveza. Así las cervecerías cubrirían el costo de la pintura, y al gobierno sólo le quedaría llevarse el crédito por el inevitable mejoramiento la calidad de vida de los residentes.

Los esfuerzos ornamentales gubernamentales generalmente pecan de superficiales

Es indiscutible que una buena mano de (buena) pintura puede hacer maravillas por cualquier edificio. Además, pintar es rápido y relativamente barato. Y si el edificio ya fotografía bien, no hay por qué seguir gastando plata en lo de adentro. Así, el maquillaje urbano se convierte en una herramienta esencial en el repertorio de todo gobierno, eternamente ocupado y mezquino. ¿Se acerca un aniversario? ¡Pintemos! ¿Nos visita un mandatario? ¡Pintemos!

Pintando para Berlusconi

La semana pasada tuvimos en Panamá no uno sino un montón de mandatarios, incluyendo a Corea del Sur y a Milán. Brochas y rodillos, actívense. De repente amanecimos en un Casco Viejo pintadito de colores alegres y tropicales, mitad Barraza y mitad Mi Pueblito Afroantillano —aquella Disneylandia folclórica hija de Mayín Correa y Samuel Gutiérrez. Pero como esta administración del cambio lo hace todo diferente, esta sesión de maquillaje fue novedosa. En vez de repintar las plazas, las iglesias y el Teatro Nacional, se pintaron las cantinas en la avenida Eloy Alfaro y las ruinas en la avenida B, fachadas que tenían añales pudriéndose sin que nadie las volteara a ver.

Ruinas pintaditas

¿Por qué ignorar los monumentos y concentrarse en adornar dos calles donde no pasa nada? Pues porque ahí sí pasa algo: por ahí pasa el convoy presidencial. La agenda oficial de la visita no incluía paseo por el barrio, sólo un par de eventos en la presidencia, así que lo que importaba era que las vías de entrada y salida estuvieran presentables. Esto requirió un tipo nuevo de maquillaje urbano, hecho para ser visto a 80 kilómetros por hora y a través de vidrios oscuros, lo que rebajó los ya escasos estándares de calidad a niveles abismales.

Hueco pintado

Las paredes de bloque, que en su momento se levantaron rápido y barato para tapiar las casonas desalojadas, se pintaron aún más rápido y más barato. Se respetó el borde quebrado del hoyo de piedrero. Tampoco se pintó la basura de adentro.

Puerta pintada

Qué rico debe ser pintar sin tener que preocuparse de enmascarar o cubrir el piso con periódicos, y sin tener que dar una segunda mano sobre las piezas comidas de comején.

Segundo alto sin pintar

Sólo se pinta planta baja y primer alto. Igual nadie va a estar sacando la cabeza por la ventana para mirar para arriba.

Ruina pintada

Mi detalle favorito es el respeto a los segmentos sin repello que exponen la piedra y ladrillo de los muros, produciendo un efecto pintoresco muy de la vecindad del Chavo.

El maquillaje urbano no engaña a nadie, y su profusión ha obligado a los ojos educados a desconfiar de toda fachada sospechosamente coloreada. No se debe juzgar un libro por su cubierta ni un edificio por cuán fresca esté su pintura. Y si tienes un problema, y poco tiempo o dinero, pinta y estarás haciendo ciudad.

Claro que hay casos que ni con pintura.

Carlos Méndez en el Teatro Nacional

Cualquier excusa es buena para ir al Teatro Nacional. Cualquier excusa también es buena para ir a ver a Carlos Méndez, así que realmente esa noche no necesitamos excusa, por muy sospechoso que fuera el disclaimer ese de que “a beneficio de la Fundación Amigos del Real Madrid.” Escándalo imaginario: los equipos de fútbol del primer mundo recaudan fondos en las colonias. Resulta que el concierto era para una liga que de Real Madrid sólo tiene unas insignias. Propongo que para evitar futuros malentendidos la fundación cambie su nombre a Amigos de los Amigos del Real Madrid, o Fundación Pro Niños del Real Madrid.

Una de mis partes favoritas de los conciertos del Papo Vecino en el Teatro Guild era que estabas sentado. Y tomando en cuenta que las butacas del Teatro Nacional son exponencialmente más cómodas que las del Guild, se podrán imaginar lo bien que me la pasé esta vez. La música estuvo muy a la altura del sitio, con arreglos smooth latin jazz, cítaras y covers de Cheo Feliciano y Gustavo Cerati. Todo esto ante un público bien aplaudidor que se ponía loquito a cada solo de guitarra.

Particularmente disfrutables estuvieron las proyecciones de fondo de Ana Endara, que casi nos hicieron olvidar la áspera iluminación cenital que bañaba a la orquesta. Una serie de animaciones análogas, todas con fondo negro de fotografía de escáner, muy apropiadas para el evento: caleidoscopio de confetti, paisaje con volcán en erupción y guitarrista en lancha, coreografía de manos invitando al aplauso, collage móvil, florecitas de cementerio pobre, letras multicolores. Para que se hagan una idea, fueron así como la propaganda de arriba, pero sin la locución intensa esa. Los dejamos con Ciudadano del Mundo, también de Ana Endara: un desfile de cameos que sirve como un quién es quién de la intelligentsia urbana panameña. ¿A cuántos reconoce usted?

El Festival Verde de Cultura Musical; o, Rockeando en un galpón

Como todos saben, el sábado fue el Festival Verde de Cultura Musical, ojalá primero de muchos. Jóvenes, ¿qué tal un nombre de menos de una docena de sílabas? Eso o inventemos un acrónimo bien catchy. Yo propongo FestiVCuM. Bonito el afiche, también: puro Neutraface, puro verde RGB, puro kerning demasiado apretado. Éxito rotundo, bastante gente, buena música, buena onda, paz y amor por doquier, y encima por una buena causa. Como buen neurótico, moví cielo y tierra para aprovechar la oferta de preventa de los boletos y ahorrarme cinco palos. El chiste aquí es que con los cargos por servicio, spac e itbms, el boleto en preventa salía a $14: mi recompensa por madrugador.

Pero el día del evento todo empezó bien. Radiante día de veranillo de San Juan con cielo azul y brisa abundante. Llegando, un joven en un bicitaxi me ofreció llevarme de la entrada del estacionamiento a la entrada del evento, que estaba como 50 metros más adelante. “Es gratis”, aclaró, pero aún así el decoro me impidió aceptar la oferta. Claro que hacía un sol tan hijuesumadre que casi me desmayo antes de que me pusieran el cintillo. Por más gorra y pantalón corto que uno cargue, estos soles de calentamiento global no los aguanta nadie.

Ya del lado de adentro, se hizo visita de cortesía a los stands de los anfitriones y se procedió hacia el escenario. Qué galpón más horrible pero qué sombra más rica había abajo, debo admitir. Más contento aún me puse cuando me di cuenta que habían empezado a tiempo; nada de horas panameñas acá en isla Perico. Divertidísimos los Lemmiwinks (que espero se llamen así en memoria del intrépido gerbil del Sr.Harrison), y cuando le pusieron la guitarra al pelaíto [aparentemente Zed Bienot, prepúber que ya rawkea] toda la gente que tenía una cámara corrió a primera fila. Mientras subía Pepe Calavera y su orquesta, las bocinas empezaron a tocar una canción de Los Colorados (que espero se llamen así en referencia a la célebre banda ucraniana). La primera vez que pusieron el asunto, que muy apropiadamente se llama Verde es el mejor color, estuvo simpática, pero la bendita canción la tocaron como cuatro veces seguidas, y eso lo hicieron en todos los demás intermedios. Por mí, que se extingan. Qué alivio cuando empezó Pepe Calavera, que también estuvo más divertido de lo que me acordaba; debe ser que estoy madurando. Y los Rabanes; bueno, un recorrido por sus grandes éxitos en media hora con mucho “con las manos arriba, arriba”, y “empuja, empuja”. En contra de mis predicciones no cerraron con Por qué te fuiste, Benito? sino que la tocaron como de tercera a ver si la gente se acercaba (y sí se acercó). Full nostalgia de unos noventas que la mayoría hemos superado y no teníamos ganas de recordar.

La fanaticada

El Papo Vecino, tan bueno como siempre; la falda de Nacarí, mejor que nunca. Damas y caballeros: Montaña Rusa.

Dos trecios del Papo Vecino se quedaron en escena como parte de la orquesta de Carlos Méndez, que cada vez me recuerda más a Danielson, y que cerró con una canción inédita dedicada a Mar. Primicias y todo, para el deleite de la concurrencia. Con aplausos y otras cuatro vueltas de la bendita canción esa de Los Colorados concluyó así la tanda de sets teloneros de media hora, todo tranquilizantemente muy de acuerdo al programa, y pasamos a la fase de headliners. Ya para esta hora había llegado más gente y había oscurecido, así que mi visita al food court (léase, el toldito de vender soda, red bull y cerveza con poco personal y menos iluminación) fue una odisea de quince minutos con todo y horda de colegas en modo últimos minutos de open bar.

Austin TV

Austin TV es tu nueva banda favorita de la que nunca has oído hasta ahora. ¿Por dónde empezar? ¿Por los uniformes de tartán con chalecos de pecho cruzado y cadenilla? ¿Por las máscaras de luchador/capuchas/pasamontañas hechas de hojitas de fieltro (del tipo más chafa, me dijo RATA el bajista), escamosas como los trajes de lascas de piel humana de Xipe Totec, que se extendían hacia abajo por una de las solapas y llegaban hasta los pantalones? ¿Por los zapatos que no eran de duende sino Vans clásicas (tal vez Chukka Lows)? ¿Porque cada vez que abrían la boca era para decir cosas re-bonitas y mensajes positivos, y con un acentito adorable? (No me culpen, yo me crié a punta de El Chavo y de Cuna de lobos). ¿Por haber abierto su set con Falling, de Julee Cruise (mejor conocida como el tema de Twin Peaks), por haber centrado su set con Around the World, de Daft Punk, y por haber cerrado su set con Twisted Nerve de Bernard Herrmann (mejor conocida como el silbidito de Daryl Hannah en Kill Bill Vol. 1)? ¿Por tocar composiciones de doce minutos que son mitad Mogwai, mitad Godspeed You! Black Emperor, y mitad Sepultura? ¿Por haber sudado un volumen combinado que seguramente superó el galón y medio en nuestra noche tropical? ¿Por encargarse en pleno de la atención al público de su puesto de mercancía y dejarse abrazar de varias decenas de nuevos fans ansiosos de foto para facebook? Respuesta: todas las anteriores, evidentemente. Austin TV se queda un par de días más de este lado del canal, para tocar un recital más íntimo el miércoles en un sitio dizque Espacio Panamá en el Casco Viejo. Encarecidísimamente recomendado, y no sólo por ver si hay cambio de vestuario. Yo ya estoy haciendo fila. Acá nos vemos.

XNAYER

Y así llegamos a Cienfue, que vimos a una prudente distancia. El set, que estuvo mejor de lo que me temía y no sólo por ser de 45 minutos, evidentemente se benefició de ser una selección de canciones selectas seleccionadas con un criterio de excelencia. Hubo perra en celo (pegada), culebra que pica, saloma hambrienta (muy aplaudida por la concurrencia), zapateo simétrico, macho de monte, calma y tormenta. Afortunadamente no salió El Cuco, así que proseguimos bastante ilesos hacia Aterciopelados.

Aterciopelados

Casi hubiera podido predecir que iban a abrir con La pipa de la paz y estaba seguro que el set iba a ser casi puro Río, por eso me entró un gozo poderoso cuando casi de una vez empezaron a tocar Rompecabezas, un bolerote todo sabrosón de los buenos tiempos. El Álbum y El Estuche también estuvieron, pero menos mal que no tocaron Maligno, porque me hubiera muerto de contentura. Ataque de risa es aún más alegre en vivo, y ni hablar de las versiones lentas y maduras de Baracunata y Florecita Rockera que cerraron el evento. Sueño cumplido y muerto de sueño, llegué a la casa a tiempo para Maitines, y ni un poquito molesto porque el concierto no terminó a las 9:30 pm, como prometía el programa. ¿Qué hacemos el otro año? Yo voto por Instituto Mexicano del Sonido y Los Tres.

ARQUITECTO PANAMEÑO© —Capítulo 1: ¿Cuántos?

Hoy domingo 16 de mayo, como cada diez mayos, se lleva a cabo en Panamá el Censo Nacional de Población y Vivienda. Qué mejor fecha para empezar a analizar una pila de datos estadísticos sobre los que he estado sentado por cinco años, pero que empecé a recopilar hace como diez. Las fuentes principales son, naturalmente, la Dirección de Estadística y Censo de la República de Panamá, y la Junta Técnica de Ingeniería y Arquitectura de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos, pero la inspiración principal viene del Harvard Design School Project on the City 1.

Igual que el censo define Panamá basado en sus rasgos numéricos, ARQUITECTO PANAMEÑO© busca definir estadísticamente la práctica de la arquitectura en nuestro país. No tengo idea dónde va a terminar todo, pero seguramente vamos a tener bonitas gráficas en el camino.

Aquí entendemos por Arquitecto a la persona a quien la Junta Técnica de Ingeniería y Arquitectura ha declarado idónea para ejercer la profesión de arquitecto en el territorio de la República, y a quien se ha exendido un Certificado de Idoneidad según lo dispuesto por la ley. Esta definición fue seleccionada principalmente para facilita la tarea de contar arquitectos, porque cada idoneidad viene numerada. Los datos muestran que los arquitectos aparecen en 1936. Cuando la Universidad de Panamá empieza a graduar arquitectos en 1950, el número de arquitectos nuevos por año se estabiliza y aumenta ligeramente, y empieza a aumentar rápidamente a mediados de los sesenta. La crisis de los ochenta genera un valle muy severo, pero desde los noventa la tendencia ha sido a aumentar cada vez más aceleradamente.

Como cada año hay nuevos arquitectos, la población de arquitectos en Panamá está en aumento y sobrepasa los 2000 profesionales. Esta rata de crecimiento, con un promedio anual de 8%, es cuatro la de la población nacional, que en los últimos años ha estado por debajo del 2%.

Esto quiere decir que el porcentaje de la población nacional que es arquitecto también va en aumento. Esta proporción, que en Panamá es casi 0.075%, es muy superior a la de los Estados Unidos (0.030%), España (0.045%) y el Reino Unido (0.055%).

La diferencia en las velocidades de crecimiento de las poblaciones de arquitectos y del país causa, a su vez, un descenso dramático en la cantidad de habitantes por arquitecto: estadísticamente, el número de clientes que le corresponden a cada profesional. De nuevo, esta cifra es muy inferior a la de los Estados Unidos (3120), España (2070), y el Reino Unido (1840).

¿Cómo no va a estar dura la cosa, si cada vez somos más y tenemos menos mercado? Nuestro destino manifiesto es morirnos de hambre.

Nuestra próxima entrega, que espero no demore otros cinco años en publicarse, estará dedicada al Cuánto: usaremos el aporte de la industria de la construcción al producto interno bruto por año y las tarifas por honorarios profesionales promedio para calcular cuánto vil metal nos toca per capita.