Cinta costera se escribe con C de cha-ching

Screen Shot 2014-01-15 at 7.44.59 PM

Hacía tanto tiempo que no pasaba nada en la cinta que une mi ciudad que debimos estar esperando una nueva coz. Dice La Prensa:

El rompeolas turístico conocido como el Mirador del Pacífico de la cinta costera fase tres, que le costó al Ministerio de Obras Públicas (MOP) $68.2 millones, ha sido entregado a la empresa brasileña Norberto Odebrecht para que administre sus áreas comerciales durante los próximos tres años, por solo $297 mil, según el portal PanamáCompra.

El ministro de Obras Públicas, Jaime Ford, firmó un contrato con Odebrecht para recibir un pago mensual de $8 mil 250 por el uso de las instalaciones de la cinta costera, sin beneficios sobre su explotación.

La empresa brasileña podrá explotar los dos edificios para restaurantes del rompeolas, que en un principio se dijo costarían [sic] $37 millones, así como los cinco quioscos en la avenida Balboa.

Y como si no fuera suficiente, el cuento continúa:

Pese a que el ministro de Obras Públicas, Jaime Ford, en reiteradas ocasiones manifestó que no había nada en concreto sobre qué grupo comercial administraría los comercios en la cinta costera, el acuerdo entre el Gobierno y Odebrecht se venía tratando desde octubre de 2013.

De hecho, como consta en el contrato directo firmado entre las partes, Helio Boleira, director senior de Odebrecht, envió a Ford la propuesta técnica y comercial el 17 de octubre pasado.

¿Y cuánto fue que nos costó ese chiringuito?

La construcción del edificio turístico donde estarán los dos restaurantes tuvo un costo de $2 millones.

Entonces no se preocupen, que en 242 mesecitos recuperamos esa plata. Paciencia, Panamá.

Pero bueno,  no sé por qué les extraña, si finalmente las islas de Punta Pacífica son de Mello Alemán y el relleno de Punta Sur va a ser de ICA. Si yo fuera ustedes ya mismo empezaba a tirar mi rellenito por ahí. Saude! Tim tim!

Anuncios

Amador Waterfront Master Plan, por HKS Architects

amador-3-1200x466

amador-1-1200x466

amador-2-1200x466

Las cosas que uno encuentra guguleando, oye. Otro día, otro plan maestro para el frente marino de Amador. Esta vez el ponente es HKS Architects, “a top-five national architectural firm with 29 U.S. and international offices” con  headquarters en Dallas, TX. Y dice:

Amador will be a new destination resort and entertainment district in Panama City. With the building of the third locks on the Panama Canal, this project utilized 162 hectacres/400 acres of fill to create new land for development along a popular corridor. A convention center will anchor the first phase of an entertainment and hotel district that supports the convention market. The project comprises four phases to be constructed over the next 30 years.

Unknown-5

Unknown-1

Unknown-2

Unknown-3

Unknown-4

Sí, islitas y todo. Un detallito faltante es la Cinta Costera III, que ahora casi tocaría el segundo de los rellenos propuestos. Parece que ni HKS tenía acceso a MOPdebrecht.

Unknown

Como los arquitectos son bien discretos, HKS no dice quién les encargó este otro plan maestro, pero aparentemente el trabajo lo hizo el HKS Urban Design Studio en Nueva York y HKS México, y empezó en 2012. ¿Y quién es HKS? Pues los responsables del plan maestro de la Ciudad Hospitalaria. Dos por uno, perchance?

Aceptémoslo, Amador está subutilizado. Pero precisamente esa es su gracia: los espacios subutilizados pueden ser utilizados por todos, y no sólo por unos cuantos para añadir unos cuantos ceros más a su net worth.

Viene la vaina, todavía

1523055b

Esta es para que aprendan que también hay que leer La Crítica (Libre). Ojo, no que yo lea La Crítica, pero parece que uno de mis informantes sí. Y Dice:

A un costo de 1.5 millones de dólares, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) pudiese tener listo, para finales de marzo, el diseño de la ampliación a 4 vías de la calzada de Amador (Causeway).

La información fue revelada por Juan Carlos Orillac, administrador de la Unidad Administrativa de Bienes Revertidos (UABR), entidad responsable de la calzada de Amador.

Orillac detalló que el diseño del ensanche de la vía a 4 carriles se contempla “desde donde se ubica los terrenos del antiguo Grupo Figali hasta la isla Flamenco”, además destacó: “se le da mucha más capacidad de esparcimiento a la ciudadanía porque las áreas verdes se están casi duplicando y triplicando con el proyecto”.

El diseño también incluye “una marina que pudiera ser objeto de desarrollo en el futuro”.

En pocas palabras, nada que no supiéramos hace un año y pico, pero esta Brevísima nota ya no justifica la necesidad de hacer la ampliación, ni aclara que la marina esa NO es la Ciudad Marina del Sr. Bárcenas. Lo que sí no se queda por fuera es el cascabel espejito zanahoria para convencer al pueblo: la promesa de amplias áreas verdes “casi duplicadas y triplicadas (sic).” Juntos Haciendo un Mejor Panamá. ¿Cómo quejarnos? Nos han desarmado por completo.

 

El Diario del NO ata cabos

mapa

La trama se complica. Todo está conectado. Todo. Dice La Prensa (leer en murmullos conspiratorios):

Las imágenes, planos y diversas opiniones coinciden en un punto: la construcción de la tercera fase de la cinta costera sería la vía que daría acceso al gigantesco proyecto inmobiliario Amador Ciudad Marina. […]

Diversos sectores organizados indican que la construcción de esta fase, que conectará la avenida Balboa con la avenida los Poetas, sería el complemento perfecto del futuro proyecto inmobiliario que, por segunda vez, somete a su aprobación en la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) su propulsor, Rafael Bolívar Bárcenas.

¿La co’ieron? Sigue un rehash del cuento de ayer y del del año pasado, pero al final de la perorata sí hay un par de perlas nuevas, empezando por una cita nueva del citablísimo Rafael Bolívar Bárcenas:

Se solicita el permiso de fondo marino, al igual que… [lo hizo] Gaby Btesh, Augusto Boyd, Pipo Virzi. Puedes ir a donde todos esos maleantes, ¿todos esos tipos tienen derecho a fondo marino, verdad? Yo no estoy pidiendo nada diferente a eso. Sus artículos dedíqueselos a quienes están ahí.

Tengo boca de santo. Good for the goose, good for the gander, broder. Boli quiere su pedazo. Y cierra con un recorderis ominosamente entitulado Los múltiples nexos de Rafael B. Bárcenas:

[…] es un personaje empresarial que siempre ha estado cerca de la cúpula política.

[…] casi todos los presidentes le han pedido dinero para financiar sus campañas electorales.

[…] Martinelli no le pidió apoyo, sino que él se acercó voluntariamente para ayudar con la campaña de su amigo y hoy mandatario.

Su vínculo con el Presidente y su gobierno es conocido por múltiples factores.

Bárcenas es el publicista del Súper 99, cadena de la familia Martinelli.

Su firma de publicidad BB&M fue escogida por el actual gobierno para que se encargara de la promoción turística del país, en un inusual proceso de contratación, […incluyendo] la producción de los comerciales de la marca país y su difusión en el extranjero.

Sus nexos con la administración Martinelli también incluyen el nombramiento de uno de sus herederos. Su hijo Rafael es el actual director de la Autoridad Aeronáutica Civil.

Bárcenas también fue escogido como representante de la Asamblea Nacional en la junta directiva del Canal de Panamá. Fue Martinelli quien les impuso a los diputados oficiales, nombrar a Bárcenas.

Entonces en resumen, y como para que ya nos enteremos de en qué va a quedar todo: la Anam no ha dicho si admitió o no el estudio de impacto ambiental nuevo (pero conociendo cómo se mueven esas maracas ya tú sabe); una vez se apruebe esto, se tiene que decidir si otorga o no la concesión de suelos marinos y autoriza el relleno (y como dice La Prensa, “El administrador de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), Roberto Linares, que en 2011 dijo que el proyecto era “una belleza”, es quien debe otorgar el uso de fondo de mar.”). Tamos hechos. Yo estoy que ya mismo mando currículum a la oficina de arquitectura de BB&M, brother.

UPDATE: La edición impresa del Diario del NO incluye una trifecta de citas adicionales.

IMG_5925

“A ver si de pronto yo puedo ayudarle a este país a que tenga algo bonito.” ¿Entienden ahora aquello de Panama, the way to increase your assets?

 

La cinta costera tres, or the gift that keeps on giving

De nunca acabar, esto de reportar sobre la cinta que une mi ciudad mi cinta costera.

Luego de leer La Prensa de ayer y maravillarme del render nuevo del rompeolas turístico —aquel del restaurante giratorio y los locales a licitar por el Mop— convulsionamos de gozo con la metamorfosis del relleno de la presidencia a una isla con estacionamientos para el público —así públicos como los que sustituyeron al mercado público— y una Plaza De Bas Banderas. Esperamos y confiamos que esas líneas segmentadas que unen el estacionamiento presidencial con tierra firme simbolicen un túnel fortificado, para que el Señor Presidente pueda pasar de su convoy de Prados sin placa a su silla presidencial con toda la tranquilidad que un mandatario se merece.

Ipsofactamente nos dimos una vuelta por el fanpage oficial del proyecto a ver si habían incluido esta tercera Ocean Reef Island en su plano de portada, pero lastimosamente no lo han hecho. Nomás ponen un fotoplano apretado verticalmente para que quepa en el recuadro, y con los rellenos ahora puestos en un transparentito bien sutil. “Métele un multiply a esas mierdas, pa que estos pendejos se den de cuenta que ni se van a ver.”

Gracias a dios que existe Photoshop y gente ociosa. Saludos.

Y hablando de los expertos del MOP (Betelgeuse, Betelgeuse, Betelgeuse!)

Yo y mi bocaza. Dice la Prensa que dice Pepe Suárez: “Unesco no decide absolutamente nada”:

“Esto que sale hoy [ayer, en La Prensa] es una propuesta de un comité asesor que tiene Unesco para la cumbre que viene ahora en Rusia”, dijo ayer el ministro en Telemetro Reporta.

[De hecho es la agenda provisional oficial de la trigésimo sexta sesión del Comité de Patrimonio Mundial, but I digress.]

“Unesco no decide absolutamente nada”, agregó, y se jactó de que el año pasado, la secretaría “proponía exactamente lo mismo”.

Sin embargo, lo que no dijo Suárez es que lo que hace un año salvó al sitio de ser incluido en la lista en peligro, fue el compromiso de una delegación gubernamental (con él a la cabeza) de suspender la interconexión vial del proyecto de la tercera fase de la cinta costera. El Gobierno panameño –como recoge el documento propuesto por la secretaría técnica– no cumplió estos acuerdos.

Por si no captan la ironía, y no entienden por qué el Ejecutivo vetó la ley de cultura, noten que la instancia a la que se hacen consultas sobre nuestro patrimonio histórico es el Ministerio de Obras Públicas. ¿Para qué ascender a Maruja si Pepe bien puede hacer ese trabajo? ¡Reingeniería institucional y súper eficiencia ministerial! Pero mejor volvamos a revivir el éxito de nuestra delegación panameña a la reunión de París del año pasado. La Prensa:

El año pasado, [el] comité estuvo a punto de incluir al Casco Antiguo en la lista en peligro (incluso se redactó y discutió un borrador al respecto).

Sin embargo, se salvó a último minuto porque una delegación de funcionarios panameños se comprometió a detener las obras de interconexión de las avenidas Balboa y los Poetas […] a la espera de que un panel de expertos internacionales estudiara todas las opciones: túnel (que fue la opción licitada y adjudicada a la empresa constructora Norberto Odebrecht por $779 millones), costanera o puente marino.

Esa delegación panameña estuvo encabezada por el ministro de Obras Públicas, Federico Suárez, y la directora del Instituto Nacional de Cultura (Inac), María Eugenia Herrera.

Aquello ocurrió el 23 de junio de 2011, en la sede de la Unesco en París, durante la sesión anual del Comité de Patrimonio. Pero cinco días después, el presidente, Ricardo Martinelli, desconoció lo pactado por la delegación panameña, y señaló que “no hay ninguna pausa” en el desarrollo de la tercera fase de la cinta costera.

 La historia de nuestra presente administración: carne de cañón y piquitos de oro prometiendo oro y moro por un lado y el mazo dando por el otro según dicten las fases de la luna. ¡Vamos bien!