Habemus monumentum

habemus monumentum

Hace nueve días se develó entre bendiciones y vítores la escultura de su santidad juan pablo segundo, coronando con broche de oro aquel broncíneo pedestal detrás de albrook mall. Como siempre, estos monumentos son más interesantes cuando se les revisa de cerca. Procedamos, no?

la pose, magestuosa
Su pose, majestuosa.

la expresión, indescriptible
Su expresión facial, inescrutable. Las piernas del crucifijo, inexplicables.

trajes típicos
él, guayabera, hombros de futbolista americano, pies rectangulares con cinco dedos gordos. ella, sumisamente empollerada. ambos tallados de la más costosa fibra de vidrio, afortunadamente astillándose ya en varios sitios.

padre, madre y espíritu santo
Acunando su retoño en sus manazas. sorprendentemente, incluso la pintura cobriza no impide que suenen más huecos que los animales del interior del mall.

Familia panameñamiren esos ojos. el señor es evidentemente tableño. la señora, aparentemente ngäbe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s