Los terrenos de la discordia

A ver, seguimos espulgando entre las copiosas noticias de estos últimos días (¿estos últimos tiempos?) rogando como siempre que no haya nada que requiera resaltar por estos lares. Hoy no hubo suerte, y toca principalmente indicarles una cosilla que dice La Prensa, muy como quien no quiere la cosa:

Blandón […] se refirió al relleno en Punta Paitilla […], que fue cedido gratuitamente a una sociedad anónima.

“Si no hubiese sido por Alberto Vallarino, Carlos Duboy y Juan Carlos Varela, el Gobierno hubiera aprobado la expropiación [y pagar una indemnización] por 28 millones de dólares, porque ese era el último valor catastral del terreno”, indicó.

“Lo que realmente mató esa idea de expropiación fue que Vallarino se negó a firmar el documento… Por eso se fueron con la denuncia por bien oculto”, agregó.

Ergo, todo este embrollo que nos aqueja se debe a un bochinche destapado por El Diario del NO, ¿no? Tremendo poroto. [Aunque me acaban de enterar que el escándalo se empezó a destapar en La Estrella de Panamá un día antes que en La Prensa. Me van a obligar a empezar a pararme más temprano a leer periódico, jo!]

Unas páginas más adelante hay un update sobre el tortuoso retorno del famoso terreno a manos de todos nosotros el Pueblo Panameño. Para los que están llevando la cuenta, ahora lo van a secuestrar. Dice que

[l]a Procuraduría de la Nación solicitó formalmente el secuestro del relleno de 1.3 hectárea en Punta Paitilla que fue cedido gratuitamente por el Estado a la sociedad Segura Ventures, Inc. […]

Con esta acción, la Procuraduría pretende que quede debidamente anotada la medida cautelar en el Registro Público.

Desde el 25 de agosto pasado, en esta oficina gubernamental ya está registrada una nota marginal en relación a la finca número 350801 inscrita a nombre de Segura Ventures Inc., por solicitud del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

El MEF presentó su solicitud basada en los artículos 8 y 28 del Código Fiscal, y 1996 del Código Judicial, “a efectos de prevenir actos que causen lesión al patrimonio de la Nación”.

También hay otra nota marginal al tomo que contiene la Resolución 207 del 12 de julio de 2011, firmada por la directora de Catastro, Anabell Villamonte, por medio de la cual adjudica a título gratuito el lote “de terreno baldío” a Segura Ventures Inc. La decisión se tomó también por pedido del MEF, “en virtud de que estos terrenos pertenecen al patrimonio de la Nación”.

Y entonces llegamos a una noticia que acopla el relleno Figali con las islas de Punta Pacífica, casi forzándome a leerla al son de My Favorite Things:

El relleno ilegal que hizo el empresario Jean Figali en Amador y que fue expropiado por el Gobierno en 2009 ha sido alquilado por la Autoridad Marítima de Panamá (AMP).

La AMP arrendó el terreno a la empresa constructora holandesa Boskalis Panamá, la cual fue contratada por la compañía Ocean Reef Islands para levantar islas artificiales frente a Amador.

El permiso de alquiler otorgado por la AMP data del pasado 12 de agosto y es por un período de 11 meses y 29 días, señaló Gerjen Heij, jefe de obra de la empresa Boskalis Panamá. [¿Entonces en 11 meses y 29 días vamos a tener islas listas? ¡Crucemos los dedos!]

En este terreno se mantienen unos cilindros de acero que serán ensamblados en el relleno para luego introducirlos al mar. A través de esos tubos se transportara arena para crear las islas, dijo el representante de Boskalis.

“Una vez terminada la obra se cortarán las tuberías para ser utilizadas por la empresa en otros proyectos de construcción”, indicó Heij. [Otros proyectos de construcción. ¿Querrá alguien hacer algún otro rellenito más?]

Además de los tubos de metal que están en el relleno, todos los días ingresan camiones con tosca para “robustecer” el terreno.

Ah, robustecer. Así, entre comillas. Ahora sí estamos tranquilos. Aquí no pasa nada. Circule, ciudadano.

Anuncios

Presentando un nuevo concepto residencial: la moated community

Después de más de una docena de años, las islas de Punta Pacífica del Grupo Los Pueblos [hic sunt Adobe Flash] siguen amenazando con surgir gloriosas de las aguas. La presente iteración está más esplendorosa que nunca, con renders suavemente iluminados y textos que arrullan como el ronronear de las olas.

Ocean Reef Islands Hill [sic] comprise [sic] of two individual islands (East and West) of 103,251 mts2 and 87,552.95 mts2, respectively interconnected by bridges. A private residential community of unrivaled luxury and splendor.

Pronto, muy pronto, la ciudad de Panamá presenciará la apoteosis de la vilipendiada gated community —unidad base de la suburbia gringa— en su siguiente estadio lógico: la moated community; de nuevo, como autor, me reservo el derecho de autor de este neologismo. Ya no basta con rodear tu urbanización con una muralla común y silvestre, porque eso se hace hasta en Arraiján. Estas islas aisladas de la ciudad por un foso, 160 metros de lama salada, basan su pitch en esa separación y todos los beneficios que ella implica: independencia del populacho, tu yate en tu patio, 360° de vista al mar. Está por verse si los residentes amurallaran sus terrenos cuando se den cuenta que toda la gente de Boca la Caja tiene lanchas. Igual los fosos son para complementar las murallas, no para sustituirlas.

El sitio web del proyecto, redactado en el más fino argot de promotor de bienes raíces, vale la pena principalmente por las vistas submarinas de la Bahía de Panamá con que abre el videíto promocional de rigueur. Panamá, destino exótico poblado de mantarrayas y ruinas españolas, todo a una distancia segura de tu futuro “lote residencial rodeado de lujo y con acceso a una amplia selección de instalaciones de nivel mundial que redefinen el significado de ser dueños de una propiedad frente al mar”, etc. De nuevo, hic sunt Adobe Flash; mil disculpas.

Para los que no se acuerden de 1996, La Prensa resume la escollosa historia del proyecto. ¡Lea sobre su affair con la Corte Suprema de Justicia! ¡Conozca el plan original con tres islas: La Niña, La Pinta y La Santa María! ¡Vea el diseño del ’99 (que es el mismo del 2010)! ¡Asómbrese con las penínsulas en Boca la Caja de la alternativa del 2007!