I read Infinite Jest and all I got were these lousy tweets

2.6 libras, 1079 páginas, 388 endnotes. Estudiantes de una academia de tenis, adictos en recuperación, terroristas independentistas quebequenses. Tiempo subvencionado, la Gran Concavidad/Gran Convexidad, una película mortalmente entretenida. BSS, UHID, PGOAT, ONANTA, ATHSCME. Infinite Jest (David Foster Wallace, 1996) es un catálogo de todo tipo de traumas, físicos y psíquicos; un libro que tiene una reputación que impresiona (o asusta), pero finalmente es un perro que aunque se dice que ladra, a mí no mordió. Entiéndanme: venía saliendo de cinco meses de Gravity’s Rainbow (Thomas Pynchon, 1973), y después de esa puñera de cinco meses preferí prepararme para lo peor. Un par de cientos de páginas y de and but so’s después caía en cuenta que Infinite Jest es el proverbial gentle giant; uno que aunque te puede joder las manos si no lo lees en un atril, te acaba enseñando mucho sobre el Boston distópico del Año de la Ropa Interior para Adultos Depend.

Y como para probar que estos dos meses de trabajo no fueron en vano, a continuación les comparto mis reportes esporádicos enviados al éter durante mi recorrido. A ver si así los convenzo de que se tiren al charco, canijos, y se unan a la fiesta. ¿No se mueren de ganas de saber qué es diddlear y de-mappear?


[Infinite Jest Diagram por Sam Potts. Vayan a mi twitter para que vean qué lindo se ve].

Luego entonces, continuará y seguiremos informando.

Anuncios

Un Comentario

  1. Sergio Bernales

    Hice lo mismo que tú, me atraganté de Pynchon durante un verano. Lot 49, Gravity’s Rainbow, En mayo empecé Infinite Jest, terminé en septiembre dos días después que el tipo se suicidara. No dejo de acordarme de la desesperación que se traga a uno las últimas cien páginas, cuando sabes que la novela NO va a tener final, que ya te lo contaron durante las primeras páginas y salen las mujeres ninjas y se acuerda de la naranja mecánica y los m&m’s y…No sé, tuve que esperar casi tres años para leer algo más de él, Oblivion. Sus cuentos funcionan como novelas largas y allí hay varios buenos; no lo conseguí en inglés, pero la traducción de Javier Calvo trabaja bastante…Ahora voy a The pale king y a otro monstruo PO–MO, The corrections, de Gaddis. Te cuento como me fue….ps: definitivamente es mejor leerlos en kindle, me quedé sin codos, sin espalda de cargarlo en la maleta y los calambres eran…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s