La Arquitectura Feoclásica Panameña

Dios quiso, y anoche dicté una conferencia magistral para cerrar la cuarta Pichachucha Night PTY. Traumático tratar de meter sustancia en veinte segundos. Al final tenía que seguir hablando cual carreta desbocada por encima de las reacciones del público para que no se me quedara por fuera ninguno de mis esencialísimos argumentos.

Ya desvirgada la primicia de la ponencia, procedemos a publicarla por escrito usando el libreto primario extendido. Para los neuróticos, pinto en gris los pedazos que no cupieron y que se quedaron en el piso del cuarto de edición. A los que fueron anoche, adelante y bienvenidos y gracias. A los que no llegaron, por favor pónganme los tres dólares de la entrada por PayPal antes de leerla. Si no, estarían cometiendo un robo, prácticamente —y en vísperas de la víspera de la Navidad de Nuestro Señor eso no se hace.

Sin más, presentamos aquí Arquitectura Feoclásica Panameña Redux: The Director’s Cut Expanded and Unconstrained.


Inicialmente se me ocurrió hacer la charla más estéril de la historia y hablar sobre estadísticas de la población de arquitectos en Panamá, pero como la idea tampoco era alienarlos demasiado, se salvaron; por ahora. Mi charla se entitula Un fantasma recorre Panamá: el fantasma del Feoclásico. Busca poner a la Arquitectura Feoclásica Panameña, que nosotros como buenos esnobs encontramos tan repulsiva, en contexto histórico y teórico, y cantar Loor al Feoclásico.


Empecemos explicando el chiste. Feoclásico es un portmanteau, una palabra compuesta que designa esta degeneración de la arquitectura clásica Grecorromana que de un tiempo acá está por todos lados. Clásico, Neoclásico, Feoclásico. Todos ustedes han visto el Feoclásico Panameño, y seguro que a algunos hasta les gusta. Esta noche vamos a ver que eso no tiene nada de malo.


Existen dos tipos de Feoclásico. El más abundante es el Feoclásico Popular, que se encuentra en parques y residencias en todo el país. Generalmente es anónimo y de pequeña escala, pero a veces puede darse como un fenómeno aditivo, revistiendo capitel por capitel las fachadas de un edificio o una barriada completa.


Pero también existe un Alto Feoclásico, grandilocuente y particularmente odioso. Es alto por sus pretensiones más refinadas y porque se aplica principalmente en torres de apartamentos de lujo. A diferencia del Feoclásico Popular, este es un Feoclásico de autor, de Arquitecto, así que seguramente también es Alto por su precio.


Una rama relacionada, pero que merece su propia charla, es el Estilo Cholonial. Esta arquitectura se inspira no en la Roma imperial sino en el Spanish Colonial y el Bellavistino. Se distingue por sus tejitas, repello rústico y pintura en colores melocotón, y se encuentra en hoteles de reputación dudosa, en las mansiones country hacienda de Costa del Este y en las urbanizaciones más al este de ese sitio.


Es importante poner la Arquitectura Feoclásica en contexto histórico. Muy a grandes rasgos, la historia de la arquitectura occidental puede diagramarse como una onda sinusoide entre rigor y relajo, entre estilos que se apegan a normas estrictas y estilos que las quebrantan, y que se sustituyen en una serie de revoluciones donde cada nuevo estilo rompe con el que lo antecede.


La cuestión de la belleza ha preocupado a los arquitectos desde el principio del tiempo. Durante el Renacimiento, Alberti parte de la preocupación de Cicerón por la escasez de bellos muchachos en Atenas —otra cuestión que ha preocupado a los arquitectos desde el principio del tiempo— para distinguir entre Pulchritudo et Ornamentum, la belleza y el ornamento. El ornamento es “una belleza auxiliar y […] complementaria” que se debe usar para disimular las partes defectuosas y realzar las más agradables; un complemento perfectamente válido de la belleza que se diferencia de esta cualidad innata por ser “algo accesorio y añadido en vez de natural”.


Como América se conquistó a inicios del siglo XVI, la primera arquitectura con A mayúscula de nuestro continente fue de estilo barroco, rica pero rigurosamente ornamentada. Este estilo, católico y de la contrarreforma, usaba sus fachadas y retablos profusamente decorados como herramientas evangelizadoras que expresaban la gloria de Dios y de la Santa Madre Iglesia. El Barroco de Indias es un estilo mestizo basado en la imitación de modelos europeos usando mano de obra local. Estas características desembocan 500 años después en el Feoclásico, que también es mestizo, imitativo y ornamentado.


Los tiempos cambian, la moda cambia. El ornamento, más rápido y barato que la belleza, se presenta como la solución a la arquitectura colonial, que era más bien sencillona. Las casas coloniales en Panamá se redecoran con mediopuntos, cornisas y balcones afrancesados. Todo ese icing tan colonial de nuestro casco viejo data de hace ciento y pico de años: el auténtico Panamá colonial era bastante más feo que la fantasía del IPAT.


Por siglos el ornamentar fue parte esencial de la arquitectura, al punto de ser señalado por Ruskin como lo que la diferenciaba de la mera construcción. Naturalmente, la siguiente revolución arquitectónica consistió en renegar de estos principios. En su excelentemente entitulado ensayo Ornamento y delito, Loos lauda los productos limpios y sencillos de la modernidad y sostiene que hacer decoraciones es trabajo de culturas inferiores, polinesios, niños y criminales. Tenemos un mandamiento nuevo: no ornamentarás.


La nueva arquitectura del siglo XX cambia las reglas. Desde Vitruvio, autor romano del más antiguo tratado de arquitectura, la arquitectura se definía como la combinación equitativa de firmeza, utilidad y belleza. Ahora, para los arquitectos modernos, la belleza no era más que el resultado inevitable de la utilidad y la firmeza, por lo que no había que preocuparse por ella. If you build it well, it will come.


El ascetismo de la arquitectura moderna, de superficies limpias y líneas rectas, es un invento de hace noventa años, pero fue lo que educó a los nos educaron y a los que diseñaron los edificios donde nos educamos. Ricardo Bermúdez, uno de los diseñadores del campus de la Universidad de Panamá, acusaba a los que insistían en aplicar ornamento de “reconstru[ir], como cualquier otro embalsamador, los horrorosos cadáveres de arquitecturas de tiempos pasados”.


Y así las primeras generaciones de arquitectos panameños construyeron un Panamá lleno de edificios modernos, mayormente libres de decoraciones inspiradas en modelos antiguos. Un paraíso moderno tropical, utopía de arquitecto. Ah, tiempos aquellos en que no había en Paitilla ni un sombrerito de tejas, ni un color pastelito, ni mucho menos los capiteles corintios de hoy en día.


Claro que el público nunca se enteró. Esta estética, por muy a la europea que se la pintara, poco acabó de gustar. La gente seguía queriendo su decoración, y como ese nicho estaba vacante, no demoraron en surgir arquitectos dispuestos a vestir su producto con detalles clásicos. Algunos incluso reniegan del modernismo de su obra temprana para abandonarse en un frenesí ornamental. Bienvenidos al Feoclásico Panameño.


Pero no es que estuviéramos inventando el agua tibia. Esta ruta es la del postmodernismo, el revolucionario regreso de la decoración historicista en la arquitectura. Philip Johnson, el otrora acérrimo promotor del modernismo que en ese momento empezaba a hacer edificios ornamentados, los defendía igualando la arquitectura con la prostitución, usando un aforismo que la SPIA debería tatuarnos en el pecho a todos cuando nos dan la idoneidad.


Hacer Arquitectura Feoclásica es fácil y hasta divertido. Como al público le encanta, se tiene el éxito garantizado, y encima puede uno compararse con las glorias de Grecia y Roma. Como es un trabajo que solo es cuestión de cortar y pegar y se limita a las fachadas, no hay que torturarse con sutilezas. Uno empieza con un edificio, de papel o ya construido, y lo cubre de adornos.


¿De dónde se sacan estos adornos? Panamá está lleno de tallercitos que moldean capiteles, balaustres y estatuaria de concreto, de todos los tipos que uno pueda necesitar. Naturalmente, estos ornamentos se hacen generalmente a escala de casa de barriada, así que si necesitas los capiteles de metro y medio que requiere una torre de estilo Alto Feoclásico hay que comprar por internet o en Miami.


Nuestro problema es que el ornamento se ha separado de toda la ciencia y teoría que regía su aplicación. El ornamento se ha vuelto superficial, y es tratado con todo el desprecio que su superficialidad amerita. Pero existe una solución. Como esto es Pecha Kucha hay que terminar con un mensaje feliz. Este es un llamado a la acción y de vuelta a la cordura, al rigor. Está bien ornamentar, pero hay que ornamentar bien. Aunque ornamentar no es delito, lo que sí debería penarse con cárcel es andar pegando capiteles a la bulla de los cocos.


Al igual que con la mayoría de los problemas que aquejan a nuestra sociedad, dependemos de la educación para salir de este hueco. Como público, nuestro deber es educarnos y educarnos el ojo. No dejar que nos metan gato por liebre, y exigir nuestras columnas con el intercolumnio y éntasis que nos merecemos. Como arquitectos, nuestro deber es educarnos más aún, y entender las normas en las que se ha basado el ornamento desde siempre, aunque sea para poder quebrantarlas inteligentemente. Aunque se tire el FER-29 a la calle, hay que enfatizar, o aunque sea incitar, el estudio de los tratados clásicos de teoría de la arquitectura en nuestras universidades. Para algo se trasnocharon Vitruvio y Alberti y Serlio y Vignola y Palladio.


El Feoclásico es la venganza de la arquitectura panameña, el regreso después de un tonto intermedio de 50 años a nuestra arquitectura, tradicionalmente cargada de ornamentos eclécticos aplicados sin preocupaciones históricas. Fíjense en el Teatro Nacional. Si Ruggieri estuviera vivo hoy, seguramente estaría haciendo hospitales del niño. Y aunque a los arquitectos ungidos por el Estado ya no los hagan como antes, a nuestro Feoclásico hay que amarlo, respetarlo y defenderlo como símbolo sagrado de nuestra nación.

Anuncios

  1. Rodrigator

    Me likes…

    solo que yo al barroco lo pongo en relajo y al neomodernismo ya le observo una corriente degenerada de postneo o ‘preposterous’ architecture como dice un colega…

    Saludos y felicidades distinguido colega… yo me voluntarizo para ver las gráficas de población de arquitecto… en 20 x 20 Mins…. ja ja… death by ppt.

  2. Reinier Rodríguez

    Apreciado colega. Su fabuloso artículo debería hacerse de lectura obligatoria a todos los estudiantes de arquitectura, de todos los niveles, en todas las escuelas de arquitectura de Panamá. A ver si la siguiente generación no continúa haciendo estas cosas que usted tan afiladamente ha señalado.
    Creo que el feoclásico panameño, ese de color pastelito, se “puso de moda” cuando a algún cliente obtuso de algún arquitecto complaciente al extremo, le provocó que su casa pareciera un chaletsito de San Francisco o de Bella Vista. La diferencia radicó en que el chalet neocolonial del bellavistino panameño solía estar bien estudiado y resuelto sobre la base de proporciones, sino además decorados con exquisito gusto, y ejecutados por muy buenos artesanos, valores olvidados en la cultura arquitectónica panameña contemporánea.
    Existe una gran diferencia entre poner capitelies coritintios en donde le provoque a algún colega y/o cliente, y saber diseñar en base a las proporciones clásicas que con tanto esmero promulgaron los grandes maestros de la arquitectura, de Vitrubio a Palladio.
    Muy buen artículo. Gracias Darién.

    • Darién

      es que la sustracción es más fácil que la adición. Cuando le pides a alguien educado en la École que haga un edificio sencillo, le sale elegante, pero cuando le pides a alguien graduado de nuestras universidades del siglo XX que ornamente, le salen unas barrabasadas horrorosas. Definitivamente algo está mal con los currículos que producen one-trick ponies.

    • ac

      simple utilitarismo, secuestro nuevamente de poder por la profesion y el arte, el arq. paso a ser una extension del promotor que es neofito al lapiz, cad y revit

  3. Benito

    C’est magnifique!

    Me hubiese gustado ver la Torre Financiera de Ruggieri.

    Eres un must en el próximo Pichachucha Night PTY, tal vez en esa si asista.

  4. carlos

    saludos y felicidades por el articulo me parce muy cierto to lo expuesto en él y bueno la verdad es que es una triste realidad en Panamá!!! soló a manera de complemento a las nuevas tipologias arquitectónicas que están surgiendo en aquí en Panamá me gustaría agrear lo que yo denomino arquitectura tipo “MOMI” que como su nombre lo dice hacen referencia a esa arquitectura que parecen pasteles o dulces, sobre todo casas llenas de ornamentos de diversos tipos, colores y sabores!!!!! ni decir de los colores utilizados para pintar las casas los cuales exploran toda la gama de colores pasteles habidos en el espectro jejej
    bueno saludos y felices fiestas.

  5. Giana Pilar González

    Darién,

    Me encantó tu presentación en Pecha Kucha! Creo que con esta presentación oficialmente bautizastes al estilo. Si uno algo hace con intención no hay problema… pero como tú mencionastes este nuevo movimiento es el resultado de la ignoracia y la falat de rigor en nuestra práctica. A la vez esta ignorancia está mezclada con experiementación, lo cual tiene su valor.

    Tienes un esquema de las reglas del Feoclásico? Me imagino incluirá: romper la proporción (columnas y composición), combinar estilos de diferentes periodos clássicos, usar diferentes colores de la gama del terrocata con un toque de post-modernismo bipolar.

    Tu ojo crítico y tu opinión son “Priceless” … ya que hay cosas que el dinero no puede comprar…

    • Darién

      Gracias, gracias. Yo creo que hacer algo con intención es precisamente la fuente del problema. ¿Qué haces cuando te piden un palazzo y tú no eres Michelozzo? Como los arquitectos somos gente aventada, decimos que sí; y como no tenemos tiempo para andar con sutilezas, empezamos con el copypasta según lo que estén vendiendo en Novey y en HoPSA. Y me temo que cualquier dejo de experimentación que veamos está en el ojo del observador.
      La regla no es romper con la proporción: es no enterarse que hay tal cosa como la proporción. Es amontonar cualquier ornamento que uno encuentre (o que uno logre que a los formaleteros hagan) sin mayor preocupación; es hacer bricolage sin pensar en Derrida. Ah, la libertad del no saber.

      Pero lo encuentro todo divertidísimo, y para eso es la arquitectura, ¿no?

  6. Gonzalo Sosa N.

    No soy Arquitecto y mucho menos conocedor experto de la materia, sino un ingeniero civil, estructural, el cual trabaja muy de cerca con los arquitectos. Quisiera opinar diciendo que estoy de acuerdo con el articulo en parte. En realidad existen muchos estilos de épocas diferentes como explica el autor, y los mismos están claramente definidos. Sin embargo podemos decir que cada estilo no se hizo de un día para otro, sino que fue el producto de años de evolución, hasta que se definieron. Esto quiere decir que en su momento esos arquitectos no tenían limitaciones para con sus diseños y fueron creando estilos que se definieron con el tiempo.
    A donde trato de llegar, a mi manera de ver la arquitectura es abierta, es artística, no debe tener limitaciones. Es igual que la música, hoy en día se mezclan los ritmos para sacar nuevos, es igual que la gastronomía, se mezclan los sabores, para generar nuevas comidas. En la pintura pasa igual. Lo que en realidad esta pasando, a mi manera de ver es que algunos arquitectos, no tienen buen gusto y mezclan cosas que no pegan y claramente chocan a la vista y son horrorosas. Pero no podría generalizar ya que hay mezclas del “Feoclasico” que se ven bien. Aunque suene contradictorio.

    Bueno para terminar quisiera decir que en ninguna profesión artística, se debe ser rígido y ceñido a la regla, sino flexible, y estar siempre evolucionando, siempre con buen gusto y estar abierto a las criticas, para poder ir mejorando cada día. Y a lo mejor en el futuro podrán decir este es el estilo de Fulano de Tal.

  7. Ricardo Ortega

    Darién, bravo por este artículo tan sincero y a la vez rigurosamente sustentando. Sólo Dios sabe cuantas veces he meditado acerca de cómo llamar a estos engendros arquitectónicos frutos o de la prostitución de la profesión o de la crasa ignorancia… o de la pintura color peach disponible en la ferretería… la más barata.

    Lamentablemente en la publicidad -mi industria- se da el mismo fenómeno involutivo. Se escapa la esencia y cuando la misma se ausenta se rellena con cualquier cosa que esté disponible -generalmente lo que esté a la moda- creando Frankensteins visuales que atrofian aún más el buen gusto y la cultura vernacular.

    Saludos cordiales!

    PS: No me extrañaría que le impongan una fatwa, you know who!

  8. Angel Sosa

    excelente articulo, te felicito,
    me gustaría escuchar la postura de Chu Diaz al respecto, y si me parece que si quieres hacer algo, y romper las reglas tienes primero que ser un conocedor de las normas que rigen,,,

    • Darién

      Las estás viendo. Como todo arquitecto, soy un diseñador gráfico frustrado, que como todo diseñador gráfico es un escritor frustrado.
      O pérate. ¿Es esto un RFQ?

      • Oiram

        ¿Qué es un RFQ? Bueno, es que yo no soy arquitecto y no se nada de arquitectura, solo que me gustaría ver alguno de sus trabajos arquitectónicos SFP…

        • Darién

          Así le dicen los gringos a los Requests of Qualifications, que es generalmente el primer paso para que te den un contrato de los buenos.

          Y qué es un SFP?

  9. buz

    darien, you hit the nail on the head…… para regresar al un estilo sano, creo se requiere una administracion politica sana, pero temo que es tarrea muy complicada.

  10. ecocircuitospanama

    Fabuloso articulo Darién!! ojala puedan leerlo todos los promotores de hoteles y edificios horrorosos. En el área revertida hay muchos ejemplos el feoclasico, por ejemplo. La arquitectura canalera es tan linda y tiene una historia fascinate, sin embargo me encuentro casas con columnas romanas y cuasi castillos… definitivamente muchos arquitectos les falta amor a nuestro Panamá y muchos con esa horrenda MIAMI OBSESION.

  11. Danilo Marín

    Muy buen artículo, lo importante de todo es tener claro como profesional el tema de la arquitectura, la ornamentación, la proporción y tantos otros al momento de intervenir en el proceso de diseño… y no hacer el “copy & paste” que criminalmente cometen algunos de los colegas, por salir del paso. Lo más gracioso es que al repetirse tan seguido el Feosclásico Popular, llega un momento en que se hace tan común que a la gente le gusta y por ahí no falta el vecino que te diga, oyee mira las columnas bonitas que puso el vecino de enfrente …!!!!!!!

  12. Félix

    Que vueltas da la vida, yo buscaba información sobre el anteproyecto de ley 349 y acabe en ste blog, felicitaciones por el blog y felicitaciones a google.

    • Darién

      gracias y a la orden.
      El Feoclásico no es Palladiano, sino Vitruviano (o Albertiano, a lo mucho), y con envidia de Ictinos y Calícrates. Acá de Palladio habrá dejos en lo que queda de La Exposición alrededor de la plaza Porras: la gobernación et al. son casi villas del Véneto. Más vale que me acredites en tu tarea. (Montañez 2011, pers. comm.)

  13. rdiaz

    jaja muchas gracias, lo hare. Que opina sobre el Instituto Conmemorativo Gorgas en la Justo Arosemena? me parece que también podria calificar como influencia Palladiana..

  14. Delia

    Lo que muchos pensamos, puesto en acertadas palabras…. de parte de los que somos menos elocuentes y articulados: ¡¡¡¡mil gracias!!!!

  15. Dimitriousmood

    Saludos a todos. Muy buen artículo. Definitivamente las fusiones muchas veces tienen productos un tanto ofensivos a la vista. El arte siempre será subjetivo, pero mientrás más agradable sea a los colectivos, más se aproxima a recrear un estado de placer y salud emocional,principal objetivo a mi humilde opinión del arte, en todas sus vertientes.

    Quien escribe es un médico joven, admirador del arte, ignorante de los fundamentos arquitectónicos, pero un crítico empedernido. He tenido la oportunidad de conocer de cerca grandes obras arquitectónicas del barroco, el romano, el renacimiento, estilo gótico, clásico, entre otros, porque me estoy formando en europa, y puedo decir con propiedad que definitivamente este grupo de arquitectos que pretenden impresionar fusionaodo estilos no tienen una idea clara de lo que hacen. He visto monumentos y estructuras que han sido el resultado de muchos años de construcción, cuyos resultados han sido impresionantes. Lo que está ocurriendo como bien alguien ha apuntado, seguramente se deba a la improvisación mezclada con ignorancia, y potenciada por una vida acelerada, exigencias y demandas en tiempo y resultados esperados en poco tiempo.

    Mi humilde consejo: Detenerse y reflexionar acerca de lo que se está creando. Evitar el fenómeno copy paste por cumplir las demandas y exigencias de nuestra acelerada vida. Y trabajar con pasión para encontrar resultados que no sean ofensivos a la vista.

  16. express2911

    Me ha gustado mucho tu reportaje, no soy arquitecta, estudie diseño gráfico y actualmente por esos avatares del destino imparto clases de arte en un colegio primario, si las horas de arte fuesen mas extensas como para entrar en detalles más allá de como se mezclan los colores… me hubiera encantado discutir esto con mis alumnos….. aunque muchos jóvenes de la generación de las crocs… no tengan ni idea de lo que es una columna… se que habrán varios arquitect@s…. por lo que me siento responsable de hacerle amar las artes….. en todas su facetas….. te felicito. me encanta tu blog.

  17. Angelo Peregrina

    Dicen que este invento o mania llamado internet te lleva por caminos Oscuros,pero tambien por sendas del conocimiento…Leo y aprendo,pero tambien me ataca la mejor de las terapias , la risa ,al ver como ejemplarizas la arquitectura de una manera Jocosa y divertida,claro esta haciendo gala de tu Humildad en el conocimiento (quien dijo que ser humilde es ser Pobre ) . Estas propuestas de arquitectura Fea y horrorosa viene de la mano de la Cultura ,hablo de cultura general y los panameños tienden a confundir Dinero con Clase, la clase se adquiere con decencia y cordura,no comprando Porshe y Mini Cooper, por ello haya un gran vacio en las exposiciones , muestras pictoricas,escultura, foros y coloquios ,no hay quien siempre tendra esas dosis de mediocridad para imponer su terquedad y caprichos en asuntos en donde hay que respetar unidad y equilibrio: el diseño.

    Agradezco esta charla y estoy en acuerdo Panama merece mejores Propuestas ¡

  18. orlando acosta

    Los arquitectos son los encargados de alimentar el feoclacisimo local en todas sus expresiones, son uds mismos los que lo alimentan. El monstruo se alimenta desde adentro. Tienen la responsablidad de acabar con él o simplemente dejarlo correr libre y poderoso.

  19. Jorge Ledezma (@zjorge)

    Darién, necesitamos ver el feoclásico con un humor tan retorcido como el fusilli gigante en calle cincuenta y tan oscuro como el de la nueva TowerBank. De otra manera te pasaría como a mí, desterrado de la arquitectura por voluntad propia después de haber visto tanto horror en el campo de batalla.

  20. Pingback: La Arquitectura Feoclásica Panameña, el libelo | Darién Montañez
  21. Moist

    La velocidad tangencial… es parte del problema. Diseñar y construir por encargo, cuando el fin último no es la estética de lo que se construye, sino rentabilizar, deja poco lugar para la debida investigación y aplicación de las normas. Igual que los diarios publican aquello que lector pide, los arquitectos están diseñando aquello que se vende… lastimosamente hace años que aquí se vende todo lo que se construye (nadie parece exigir algo mejor). El ladrillo es el nuevo dólar, sin importar si es clasico, neoclasico, o el popular feoclasico.
    Al final lo que queda es parecido a un campo después de la batalla… y ese paísaje quedará igual por décadas…. mal por nosotros, que no tenemos arquitectura antigua que mostrar y ahora perdimos la oportunidad de tener una ciudad balanceada, estética y ordenada.

    Darien, gracias por el artículo…refrescante!

  22. Roberto R

    Muy bueno el articulo. Quisiera aportar algo tan simple como que todo lo visto corresponde al resultado de un constante aprendizaje, lo ultimo aprendido es lo que no se debe hacer. Creo que unos cuantos han hecho lo debido, pero…no sera copiado de otro lado?. Haciendo el cruel papel de abogado del diablo, me atrevo a señalar que el resultado del feoclasicismo, no es culpa del cliente, el arquitecto es el responsable de leer la necesidad del cliente y plasmarla. Cuando lo sublime raya en lo ridiculo, es facil caer en lo ridiculo, pero cuando lo ridiculo es la regla de partida de moda, no hay nada que hacer, se pierda o no el equilibrio siempre estaremos en lo ridiculo.

  23. ixzaris

    hola¡ muy interesante la critica. quisiera saber su opinión acera de las casas de la zona en comparación con la actual arquitectura.
    porqué no se copiaron de sus ideas.

  24. Alex Troetsch

    Eres un genio, nunca mejor expicado y referenciado! Creo que el problema radica en lo que se esta educando en las escuelas de arquitectura panameña, ni hay énfasis en el origen del diseño, la historia, los géneros y como entender nuestro rol dentro de la sociedad. La ciudad se volvió un pastiche de elementos pegados a una pared o una caja de vidrio barato, sin coeficiente energético, y ninguno aporta nada al entorno de nuestra ciudad, encima puro concreto y cero verde y nadie se entera de lo feo que se ve.

  25. TAVOTE

    Lejos de ser arquitecto si me gusta apreciar las construcciones en Panama y la verdad da asco y pena. Te añado algo: la tendencia q a Dios gracias murió de poner cúpulas en los edificios. HoRroroso. Excelente pluma y excelentes uso de modismos locales. Sigue escribiendo compa

  26. Sejano

    Divertido y agudo como crónica hunorística, serio y sagaz como documento técnico, fantástico como artículo artístico, te felicito triplemente colega

    Sejano
    Barcelona

  27. Pingback: La Arquitectura Feoclásica Panameña, el libelo | Darién Montañez
  28. Pingback: La Arquitectura Feoclásica Panameña | Darién Montañez
  29. CAPIBARIBE

    es incrible que tambien en la ciudad del Brasil, en especial la ciudades litoraneas, en Fortaleza Ceara , hay una concepcion de construcion feoclasico en demasiada , en un problema de los arquitectos ou del mercado ?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s