El Museo de la Pollera Panameña

De las cosas que se pierde uno por no pertenecer a la Apede. Desde el año pasado el Sr. Jaime Figueroa Navarro, presidente de la Comisión de Turismo de la Apede, nos viene compartiendo excelentes noticias en La Prensa:

La majestad de un pueblo, indistintamente de su prodigalidad, se manifiesta en sus museos y monumentos en las zonas de principal afluencia. A raíz de nuestra inexplicable pasividad colectiva y la obligación de exponer a propios y extraños un sitial excepcional para el atavío nacional de mayor prestigio en el orbe, nuestra pollera, surgió dentro de la Comisión de Turismo de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas la visión de crear una delegación encargada de darle seguimiento e implementación a este trascendental proyecto. […]

El Museo de la Pollera Panameña estará ubicado en la cuna del folclor, la ciudad de Las Tablas[…]. La posición estratégica del museo servirá para efectivamente atraer a los visitantes durante todo el año. […]

Para la edificación de su sede hemos solicitado la colaboración del insigne arquitecto Gilles Saint Gilles, promotor del proyecto de mayor visión en la región [redacted] para complementar la grandeza del sitio con la arquitectura azuerense y su particular estilo.

Desde ya tengo los dedos cruzados por que el larguísimo nombre ese quede resumido —à la MoMA— en MuPoPa. Suena mejor, ¿no?

¿Quieren más detalles? Veamos la entrevista con el Sr. Figueroa Navarro en El Panamá América.

Casualmente el arquitecto francés Gilles Saint-Gilles, radicado en Panamá, me entregó los planos, los cuales donó. El museo tiene forma redonda. La idea es tener áreas vivas, queremos traer a mujeres que trabajen la pollera en vivo, en una de estas cápsulas con aire acondicionado para que las trabajen cómodamente, mucho mejor que en su casa y estar rodeadas de vidrio, para que los visitantes vean cada paso.

Contará con cinco salas dedicadas a talleres de exposiciones, librería y caferetía, área de ventas, donde podrás comprar sombreros, joyas y accesorios de la misma.

Pero lo mejor, y gracias a dios por Google, está en La Estrella de Panamá. Take it away, Sr. Figueroa Navarro:

Me place anunciar que esta semana recibimos los planos para su construcción, como una fina colaboración ad honorem del insigne arquitecto francés Gilles Saint Gilles, promotor de varios proyectos en el área. Todos, aportando nuestro granito de arena para hacer turismo y patria. De eso se trata. Gozará nuestra pollera finalmente de su merecido elegante mausoleo. Próximamente se efectuará en APEDE la presentación de los planos, esperando su generoso apoyo y beneplácito.

Los planos se estarán develando el próximo viernes, pero supongo que ya todos ustedes recibieron sus invitaciones y tienen sus fracs almidonados. Yo lamentablemente no voy a estar en el país ese día, pero espero con ansias sus livetweets desde tan magno evento.

Ah, ¿y que cómo se ve el Museo de la Pollera Panameña en Las Tablas, preguntan? Hubieran preguntado antes. Drumroll, por favor:

B-dum tish.

[Sting].

I kid you not.

Cierto, “arquitectura azuerense.”

Ahora ya sabemos lo que pasa cuando cruzas el Mausoleum Augusti con la torre Martello de Aldeburgh con un restaurante Medieval Times con la cúpula del Reichstag con el sombrero de Torombolo [ese último chiste cortesía de M——. I’ll take all the help I can get].

Anuncios