Mientras tanto, en Amador

Ah, Amador: tierra de centros de convenciones, ampliaciones a cuatro carriles y esfigies gigantes, pero si hay algo emblemático de la zona son los rellenos para marinas. ¿Y qué ha pasado en esos rubros? Pues decía La Prensa:

Grupo F. Internacional, propiedad de Jean Figali, interpuso una denuncia por peculado y hurto contra el expresidente Ricardo Martinelli, por derribar el 7 de julio de 2009 la cerca perimetral del terreno del empresario en la calzada de Amador.

La denuncia —a la que este diario tuvo acceso— fue presentada el pasado 20 de octubre [de 2014] en el Ministerio Público por el abogado Roberto Domínguez, en representación de Grupo F. Internacional. En principio, Domínguez pidió investigar el derribo de la cerca y el hurto de partes del yate La Gloria, propiedad de Figali. […]

En esa ocasión, con pocos días de haber asumido la Presidencia, Martinelli acudió al lugar junto a ministros de su gabinete y tumbó la cerca.

El entonces mandatario ordenó fijar una bandera panameña y un letrero que decía “propiedad del Estado”. Se secuestró el terreno bajo una supuesta deuda de Figali con el fisco.

Amplía La Prensa:

En 2009 el entonces presidente panameño Ricardo Martinelli y varios miembros de su gobierno tomaron posesión de dicho relleno, luego que la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) advirtiera en reiteradas ocasiones que el mismo era ilegal y solicitado al Grupo F su remoción inmediata, orden que fue ignorada.

Adicional, Grupo F tenía la concesión de cuatro lotes en Amador, pero el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) le reclamaba el pago de $29 millones en arriendos adeudados.

Semblanza histórica:

Los contratos suscritos por Figali le permitían rellenar la ribera y el fondo de mar en 7.7 hectáreas, para construir una marina en la calzada de Amador.

Sin embargo, el 26 de octubre de 2006 el gobierno del entonces presidente Martín Torrijos, a través de la AMP, suspendió los trabajos al alegar incumplimiento de contrato por parte de Grupo F. Internacional.

El 22 de mayo de 2007, la AMP anuló los contratos por incumplimiento. Figali respondió con la presentación de una demanda ante la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativa de la CSJ, y pidió la nulidad de la resolución que extinguió el contrato.

En fallo del 14 abril de 2009, la Sala Tercera le negó la demanda a Figali. Recién estrenado como presidente, Martinelli convocó a los medios de comunicación para tomar los terrenos de Amador, propiedad de Figali.

Y además:

Figali fue investigado por blanqueo de capitales, proceso por el que fue detenido el 6 de julio de 2010 en Chiriquí, cuando trataba de salir del país. En esa misma fecha y luego de un operativo, la Policía Nacional halló un pasaporte a su nombre, parcialmente quemado y con un registro de salida del país.

A finales de 2010, el Ministerio Público pidió su enjuiciamiento y dos años después el Segundo Tribunal Superior, en octubre de 2012, lo sobreseyó provisionalmente.

Y ahora dice La Prensa:

“El presidente [Ricardo Martinelli] quería enviar un mensaje con su presencia en Amador de que pondría orden”, declaró el exministro de Economía y Finanzas Alberto Vallarino durante su comparecencia ayer ante la Fiscalía Tercera Anticorrupción, que investiga la expropiación del relleno marino que Grupo F Internacional construyó en Amador.

Vallarino precisó que fue a “acompañar al Presidente y a su comitiva en el acto”.

Y ayer el letrero de Propiedad del Estado amaneció con un nuevo letrero acompañándolo.

IMG_2421

Muy bonita la pareja de panameños normales, pero más bonito aún es el render de la terminal de cruceros (aparentemente solicitada en préstamo a los diseñadores de Hulhumalé, el “most ambitious land reclamation and urband eveloment project undertaken by the Government of Maldives”).

Screen Shot 2015-07-05 at 3.22.10 PM

Pero en vez de especular sobre qué harían nuestros desarrollistas sin el auxilio de Google image search, concentrémonos en la esquina de abajo de la valla.

IMG_2422

Eso es: un plano. ¿Se acuerdan de Amador hoy?

relleno figali

Pues les presentamos a Amador mañana:

marina figali

Sí, parece que en el tentáculo perpendicular se les fue un poco la mano, pero las buenas noticias es que falta buco por rellenar. Ya saben, a actualizar currículums porque por ahí empieza la contratadera.

Historia de dos ciudades

Oiga, ¿y ese milagro? Tiempo sin verlo. ¿Qué es de su vida? ¿Yo? Acá bien, pues, en la lucha. Que no es mucha. Pero qué pucha (porque todavía nos queda un dejo de decencia, ¿vio?). Pero pues sí, parece que nuestra medio sabática de vacacioncitas por estasis desarrollista está llegando a su fin, como inevitablemente tenía que pasar, así que tronémonos esos dedos y veamos.

Había una vez una ciudad hospitalaria.

Id est, la Ciudad Hospitalaria Ricardo Martinelli Berrocal (porque así fue como la junta directiva de la Caja del Seguro Social decidió en 2013 que se llamara la magna obra). Muy apropiadamente, este megaproyecto es megaoneroso. Decía La Prensa:

El ministro de Salud, Francisco Javier Terrientes, explicó que el costo inicial de la obra, de $517 millones, solo estipuló la edificación de estructuras y un tercio del equipo médico que requiere la instalación.

No obstante, según estimaciones de las nuevas autoridades, se tendrán que asignar unos $300 millones para terminar de adquirir el equipo médico y otros $200 millones para cubrir gastos de funcionamiento. […]

Terrientes expresó que uno de los aspectos que analizan es la capacidad de la CSS para asumir la administración de este “gran monstruo”. […]

Y que para acabar de joder, como que no hay cómo llegarle. Decía La Prensa:

Tres opciones manejan las autoridades de la Caja de Seguro Social (CSS) para las rutas que den acceso a la ciudad hospitalaria, que se construye en el antiguo campo de antenas de Chivo Chivo, corregimiento de Ancón.

Entre las alternativas hay tres: atravesar el campo de antenas de Chivo Chivo, ingresar por la vía Omar Torrijos e incluso se habla de la construcción de un túnel.

Sin embargo, todavía no se ha tomado una decisión, por lo que asegurados y personal médico y administrativo que utilizará la ciudad hospitalaria mantienen sus dudas. […]

Para la ciudad hospitalaria ya fue licitada y adjudicada la construcción de la vía La Foresta, a un costo de $41 millones, la cual llegaría al proyecto a través de Clayton.

Sin embargo la obra, que impulsó el pasado gobierno desde la Unidad Administrativa de Bienes Revertidos del Ministerio de Economía y Finanzas, está paralizada por falta de pagos a la empresa contratista MCM Global.

Además, la Asociación de Propietarios y Residentes de Clayton (Aprecla) presentó una demanda ante la Corte Suprema de Justicia, por la forma en que se hizo el estudio de impacto ambiental del proyecto.

Pero en fin,

Para el miembro de la comisión de Urbanismo de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA), Gerónimo Espitia, si se toma en cuenta todo el trabajo para suplir los servicios de agua, electricidad y acceso al futuro hospital, este terminará costando cerca de $1,500 millones.

Explicó que el problema con esta edificación es que se desarrolló pensando en el “negocio” y no en las necesidades de la población.

Por su parte, el coordinador de la Comisión Médica Negociadora Nacional (Comenenal), Domingo Moreno, afirmó que en conversaciones con las autoridades ha quedado claro que tendrán que ser “muy creativos” para encontrar utilidad al complejo.

Y, dicho y hecho, muy creativos nos pusimos. Decía La Prensa:

La Caja de Seguro Social (CSS) solicitará colaboración a universidades de Estados Unidos para que le ayuden a definir qué uso dar a la millonaria ciudad hospitalaria, que se edifica en el antiguo campo de antenas en Chivo Chivo, corregimiento de Ancón.

El asesoramiento e intercambio de ideas para este proyecto, que cuenta con 17 edificios, se da con expertos locales y extranjeros.

La fecha final para identificar la utilización de estas estructuras, que licitó la pasada administración por $517 millones, será el 30 de junio.

En tanto, el director de la CSS, Estivenson Girón, explicó que piden la “colaboración de otros entes externos”, como Texas A&M University, con la que ya ha sostenido reuniones, y a Harvard University.

“Estamos consultando la mayor cantidad de entidades posibles tanto nacionales como internacionales”, añadió.

Por ejemplo, hoy las autoridades de la CSS tienen planeado reunirse con los directores del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (Icges), del Hospital del Niño, del Instituto Oncológico Nacional (ION) y de la Universidad de Panamá.

En el caso del Icges, el director general, Néstor Sosa, expresó que plantearán el uso de algunos de los edificios que componen el proyecto.

“Evaluamos la posibilidad de llegar a un acuerdo con la CSS para que una de las infraestructuras pueda utilizarse por el Gorgas, ya que actualmente el instituto tiene poco espacio”, destacó.

Mientras que el jefe médico del ION, Aníbal Villa-Real, quien ya visitó el proyecto, considera que es “difícil vislumbrar dónde podría ubicarse el nuevo Oncológico”.

Manifestó que, de trasladar el ION a uno de esos edificios, tendrían que destruir lo que está edificado o adaptarse a un espacio determinado y esto no es la mejor opción.

Y luego entonces, dice el Señor Presidente al inicio de su segundo año de gestión:

“Las obras de la administración anterior que han sido debidamente revisadas, y todas las obras de nuestro Gobierno que están siendo licitadas con transparencia tienen que seguir avanzando y serán concluidas”, dijo Varela. De esta manera anunció que a partir del 1 de agosto se “relanzará” la construcción de la ciudad hospitalaria como “Ciudad de la Salud”, para donde se trasladará el Instituto Oncológico Nacional (ION), el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (ICGES), y la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá. Dijo que él y su equipo asumirán “la total responsabilidad” por las obras que se han licitado.

Pero, ¿y la calle? Dice La Prensa:

Tras la decisión del gobierno de continuar la ciudad hospitalaria, ahora conocida como “Ciudad de la Salud”, y el Merca Panamá [que suponemos es el nuevo branding del mercado de abastos de la cadena de frío del lustro pasado], ha vuelto al escenario la necesidad de una vía de acceso a esas instalaciones, una situación que inquieta a los residentes de las comunidades de Clayton, en Ancón.

¿La razón? Existe la posibilidad de que las autoridades reactiven el proyecto de construcción de la vía La Foresta, diseñada para unir la vía Centenario –a cuatro carriles– con Clayton, en el lado oeste del Canal de Panamá. […]

En este sentido, el alcalde José Isabel Blandón confirmó que su equipo ha participado en conversaciones en las que se ha planteando alternativas a la vía La Foresta. No precisó cuáles son esas opciones. […]

Actualmente la vía La Foresta tramo 1, que tiene un costo de $41 millones, está paralizada por la empresa MCM Global en medio de reclamos por aspectos del Contrato No. 054-2012 adjudicado por la Unidad Administrativa de Bienes Revertidos (UABR) del Ministerio de Economía y Finanzas.

La presidenta de la Asociación de Vecinos y Propietarios de Clayton, María Chávez, recordó a las autoridades que este proyecto vial mantiene una demanda ante la Corte Suprema de Justicia que no ha sido resuelta.

Agregó que independientemente de las decisiones del gobierno, la comunidad no quiere esa carretera, ya que habría un colapso vehicular y esa obra abriría el paso a proyectos inmobiliarios que afectarían el área protegida.

Recomendó que en el caso de que se legalicen las obras y se necesite un acceso a la Ciudad de la Salud, se realice la vía de forma subterránea.

¿Túnel dijeron? ¡Aleluya! Licitemos esa vaina de una vez y así ojalá acabamos con otra Cinta Costera y le damos trabajo a la comunidad!

Había una vez una ciudad de las artes.

Id est, la que espero pronto la junta directiva del INAC bautice Ciudad de las Artes María Eugenia Herrera. Decía La Prensa:

El terreno donde se construía la Ciudad de las Artes está en abandono después de que el Instituto Nacional de Cultura (Inac) decidiera en febrero pasado rescindir el contrato por $54 millones con el Consorcio Omega (integrado por Omega Engineering y la firma de arquitectos Mallol & Mallol).  […]

Mariana Núñez, directora del Inac, indicó que evalúan varios escenarios con relación a ese tema, pero no dio detalles. Añadió que “la junta directiva del Inac aprobó rescindir el contrato basado en el incumplimiento por parte del contratista en varios puntos, como la dilatación en los avances de la obra y la suspensión de los trabajos por decisión unilateral”. […]

Al ser consultada al respecto, la exdirectora del Inac María Eugenia Herrera expresó que no haría ninguna declaración. No obstante, dijo: “la Ciudad de las Artes estaba al día hasta donde yo la dejé, no te puedo dar más detalles, porque no tengo ni idea de lo que está sucediendo”, concluyó.

Pero la trama se complica. Decía La Prensa:

El presidente de la República, Juan Carlos Varela, sancionó este miércoles, 25 de marzo, la ley que crea el Ministerio de Ambiente, en reemplazo de la Autoridad Nacional de Ambiente (Anam) y que modifica la Ley general del ambiente No. 41 del 1 de julio 1998. […]

El Presidente anunció también que el ministerio tendrá una nueva sede que estará ubicada en el sector de Altos de Curundu, donde anteriormente se iba a desarrollar el proyecto ciudad de las artes.

Y también dice La Prensa,

El secretario general del MiAmbiente, Félix Wing, […p]recisó que hay que darle uso a esas infraestructuras, porque por esos trabajos ya se pagaron 17 millones de dólares. Por ello, es que el Ejecutivo le va a asignar las instalaciones a tres entidades del Estado: el Instituto Nacional de Cultura, el Ministerio de Educación y MiAmbiente.

Luego entonces, dice La Prensa,

La directora del Inac, Mariana Núñez, detalló que tras varias sesiones de trabajo junto con el Ministerio de Ambiente y el Meduca acordaron dar un uso interinstitucional al antiguo proyecto Ciudad de las Artes, “compartiendo los espacios entre las instituciones mencionadas, en búsqueda de un máximo provecho de las inversiones del Estado”. […]

En estos momentos, en el Inac están a la espera de la propuesta que incluirá el diseño de un nuevo programa de trabajo, el cálculo de los costos del proyecto y el reinicio de las obras.

Y en esas estamos.

Y hablando de artes.

El Teatro Nacional es cerrado indefinidamente:

El Instituto Nacional de Cultura (Inac) cerrará por un período de tiempo indefinido el Teatro Nacional  mientras la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP) lleva a cabo estudios estructurales al inmueble que data de 1908.

La información fue dada a conocer por el subdirector de la Oficina del Casco Antiguo, Fernando Díaz Jaramillo, quien señaló que el análisis busca determinar aspectos como nivel de corrosión, estado de las losas, condición del escenario, entre otros.

Según Díaz, lo más probable es que si les aprueban la partida de $500 mil para hacer reparaciones en el edificio, las mismas podrían estar realizándose en el primer trimestre de 2016.

El Instituto Nacional presenta deficiencias estructurales:

El Instituto Nacional, conocido como Nido de Águilas, atraviesa una situación estructural “difícil”.

De hecho, autoridades, urbanistas y organizaciones de la sociedad civil reconocen que se requieren obras “urgentes” dentro de ese inmueble histórico, que desde hace más de un siglo opera como centro de estudios.

Wilhelm Franqueza, director de Patrimonio Histórico del Instituto Nacional de Cultura (Inac), informó que hace unos meses llevaron a cabo una inspección en el plantel y encontraron una situación “deplorable”.

Por ejemplo, detectaron que el techo presenta filtraciones, el piso está deteriorado y las paredes tienen cierto grado de corrosión. Además, observaron que las ventanas y las vigas no están en buenas condiciones.

Franqueza precisó que solo el edificio principal del plantel es patrimonio de la nación, pero todo el inmueble necesita reparaciones, cuya consecución implica invertir, por lo menos, seis millones de dólares.

El Inac, sin embargo, no cuenta con esos recursos. De hecho, pese a que tiene a su cargo 46 edificios, entre museos y centros educativos, este año solo recibió 20 mil dólares para repararlos y mantenerlos.

Incluso, para las obras de restauración del Teatro Nacional, que fue cerrado hace 15 días debido a su pésimo estado, el Inac solicitó una partida extraordinaria de 500 mil dólares, debido a la carencia de recursos para estas labores de reparación.

Y desde la administración pasada sabemos que los Pisos y paredes del Palacio Municipal, en mal estado:

El Palacio Municipal Demetrio H. Brid, uno de los símbolos de la nacionalidad panameña, necesita ser restaurado urgentemente.

Este trabajo cuesta $3 millones, según dio a conocer el secretario general del Consejo Municipal de Panamá, Manuel Jiménez, quien explicó que el inmueble que data de 1910 presenta un avanzado estado de deterioro en su piso de madera y en las paredes.

Jiménez explicó que en estos momentos no tienen los fondos, pero lo ideal sería que el próximo alcalde del distrito busque otra sede para el Consejo Municipal de Panamá y convierta esa antigua estructura en un museo, ya que contiene bastante historia.

Entonces, la auditoría y demanda penal contra Gennaro Ruggieri ¿como para cuándo?

Amador significa abundancia de museos

6_20150329LyjwHr

Para los que todavía están llevando la cuenta, dice La Prensa:

La Fundación Democracia y Libertad presentó ayer, miércoles 24 de junio, ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), el proyecto del Museo de la Libertad y los Derechos Humanos: Un Museo de la Democracia.

Porque sí, ese chorro de palabras es el nombre del proyecto, nomás miren el render que no miente. A estas horas seguro hay un comité evaluando un simpático acrónimo para la institución (porque evidentemente MuLiDeHuMuD es casi peor que la enfermedad). Pero prosigamos.

El proyecto, que ya fue presentado en Panamá en marzo pasado, será construido en el sector de Amador. Su edificación será apoyada por el gobierno de Juan Carlos Varela.

Y por si, como yo, estaban debajo de una piedra en marzo pasado, los dejamos con el Arquitecto.

Que nos han robado el mandado, oye

infografilia_edificios_latinoamerica_270115

Una fecha que pervivirá en la infamia. Hace unos días empezó a rodar entre redes sociales esta infografía —qué, inforgrafilia— con la bien sabida buena noticia de que nuestra metrópolis alberga los rascacielos más altas de Latinoamérica, pero acompañada del trago amargo de que el puesto número uno ya no lo tiene nuestro panameñísimo Trump Ocean Club ® International Hotel & Tower Panama, sino una tal Gran Torre Santiago en Chile.

“¡Patrañas!”, pensé. La primera etapa del duelo: negación.

Claro que como en estos tiempos y en estos medios nadie nunca acredita su fuente, tocó preguntarle a google, y después de un rato encontramos el asunto (naturalmente, tras gugulear “infografilia“). Dice El Economista México:

La ciudad de Santiago, capital de Chile, posee el edificio más alto de América Latina con la Gran Torre Santiago y sus 300 metros de altura y 64 pisos. La torre fue inaugurada el 2013. Además es el segundo edificio más alto del hemisferio sur, después del Q1 en Australia. […]

En la segunda posición está el Trump Ocean Club, ubicado en la ciudad de Panamá. El edificio cuenta con 284 metros de altura y 70 pisos.

Panamá cuenta con otros 11 edificios que sobrepasan al más alto de México, la Torre Mayor, entre los que destacan la Star Bay Tower, The Point y Yoo & Arts Tower.

En la posición 14 está la Torre Mayor de México con 226 metros de altura y que fue considerada la más alta de Latinoamérica del 2003 al 2010.

Segunda etapa: ira. ¿Qué pasó, arquitectos rascacielistas panameños? No puede uno terminar de celebrar que tengamos el uno y el dos y el tres y el cuatro y el cinco y el seis y el siete y el ocho y el nueve y el diez y el once y el doce que por andar ustedes dormidos en sus laureles nos roban los huevos al águila como si fuéramos ex-alcaldes?

Como acá no hay nada que negociar, aterrizamos de una vez en la cuarta etapa: depresión. Tenía que pasar. Castigo divino. Igual que ni quería estar de primero. Ojalá les haga daño. Es más, disfrútenlo mientras puedan, porque los mexicanos vienen con todo, fide los amigos de SkyscraperPage.

Screen Shot 2015-05-13 at 7.30.12 PM

Y ni hablar de los argentinos:

El gobierno argentino busca coronarse como el poseedor del inmueble más alto de la región, tras el anuncio que hizo en el 2014 de la Torre Polo Audiovisual, que se ubicará en la ciudad de Buenos Aires y tendrá 350 metros de altura. Además, será sede de un hotel y un estadio de futbol para 15,000 espectadores.

Id est,

Screen Shot 2015-05-14 at 7.05.14 AM

Quinta etapa: aceptación. ¡Que arranquen los comentarios!

Acción, reacción, distracción, destrucción

O, cuando una cosa lleva a la otra, que lleva a la otra, que lleva a la otra.

Acción: Acerca de la exhibición “Una adición al MAC”, en el Museo de Arte Contemporáneo

IMG_1594

En diciembre de 2014, el arquitecto José Isturain asignó a sus estudiantes de 3er año de la Universidad de Panamá un proyecto digno para cerrar el año: diseñar una adición al Museo de Arte Contemporáneo.

El taller planteaba buscar una alternativa a la posibilidad de desplazar el museo hacia el Casco Antiguo de la ciudad, una alternativa más sostenible en términos económicos y estratégicos [a] los que también se une el respeto y mantenimiento del edificio actual.

Las seis propuestas, por Natalie Milord, Raúl González, Arenys Navarro, Carolina López, Carolina Lee y Ana Paola Rodríguez, se muestran hasta el 10 de mayo en la sala 8 del MAC. Luego de un slideshow mudo y noir de Alfredo Martiz —que documenta los alrededores del edificio del museo— se entra a la sala. Ahí, entre tinieblas, flotan las seis láminas, cada una acompañada por su respectiva maqueta emplazada sobre sendos pedestales de cartón corrugado (geniales, por cierto).

IMG_1598

Pero el meollo del asunto está en la pared contraria: la situación privilegiada del edificio presente del MAC en el contexto de todos los potenciales presentes y futuros de la plaza 5 de mayo: museos, metro, multitudes.

Screen Shot 2015-05-01 at 2.43.21 PM

Pero, y siempre hay un pero, resulta que el MAC está literalmente on the wrong side of the tracks. Damas y caballeros, con ustedes la Avenida de Los Mártires.

Screen Shot 2015-04-20 at 8.06.06 AM

Además de ser la manifestación física de la extinta frontera de la Zona del Canal, la Avenida de Los Mártires es —para hablar en términos de Kevin Lynch— una senda tan senda que se convierte en un borde. Esos cuatro paños de tráfico, constante y pesado a toda hora, son una barrera infranqueable para el peatón, por muy ansioso de arte contemporáneo que esté.

Cortesía de Alfredo Martiz

Cortesía de Alfredo Martiz

Del lado panameño hay una acera inhóspita frente a muros ciegos, pero del lado zoneíta no solo no hay acera, sino que hay un muro coronado por una cerca de ciclón. ¿La solución del MOP? Puentes peatonales.

IMG_1505 copy

Claro que esos monumentos al policarbonato reticulado celular están llenos de condones y de ladrones, así que la medicina sale peor que la enfermedad.

Cortesía de Alfredo Martiz

Cortesía de Alfredo Martiz

Reacción: Una propuesta no solicitada de conexión peatonal entre el MAC y la plaza 5 de mayo.

Entonces, ¿cómo solucionar este dilema? La respuesta es tan, pero tan obvia que casi hasta me da pena proponerla como una idea mía propia de mi misma creatividad. Por medio de la presente se propone la construcción de un nuevo y mejor acceso peatonal hacia la entrada del MAC, volando por encima de la Avenida de los Mártires. Pero, ¿por dónde pasar esta conexión? Pues obveo que por aquí:

IMG_1482

Los lotes que están entre las calles L y K y la Avenida de Los Mártires, entre el Banco de Desarrollo Agropecuario y la iglesia San Vicente de Paul, están terriblemente subutilizados.

lotes subutilizados-01

Abajo son estacionamientos del BDA, y arriba solo hay una cerquita de ciclón.

IMG_1588

Luego entonces, ya sabiendo el qué y el dónde, solo es cosa de coser y cantar. Ergo, la propuesta.

propuesta puente plaza-01

De cada lado, una plaza se transforma en escalera para subir al puente, que cambia de personalidad (de denso y urbano a verde y pintoresco) al cruzar la línea invisible del límite extinto entre Panamá y la Zona del Canal. Para no repetir los errores del MOP, lo único que hay que asegurar es que la nueva conexión peatonal sea más una plaza que un puente: no un pasadizo y ya, sino un espacio público para estar. La solución: un híbrido producto del cruce de la Scalinata di Trinità dei Monti romana con la High Line de neoyorquina.

acceso vista 2 vista 3

Distracción: Acerca de la localización precisa del límite entre la Zona del Canal y la ciudad de Panamá.

Lo que nos lleva a la siguiente pregunta: ¿exactamente adónde corría la frontera de la Zona del Canal? Todos hemos visto esa línea en todos los mapas de antes de 1979, pero siempre la escala es tan chica y la raya es tan gorda que no queda más que asumir que el límite iba por la línea de centro de la calle, y del río Curundú.

IMG_0346

Pues ahora, gracias a Google y a mi trastorno obsesivo-compulsivo y a los National Archives y al Bureau of the Census de los Estados Unidos tenemos una respuesta. Con ustedes el mapa de los distritos de enumeración del censo de 1940 para el county de Balboa.

Screen Shot 2015-05-01 at 5.28.36 PM

Para que se orienten, esta es una foto aérea del área que data de 1939.

1939 Thomas D. Mcavoy

En primer plano está el hotel Tivoli y el parque de Lesseps, ambos desaparecidos. Y nótese la ausencia de la Avenida de Los Mártires, o de ninguna barrera de ningún tipo a lo largo de ninguna frontera. Pero volvamos al mapa. La raya gorda es, por supuesto, la frontera entre la Zona y Panamá, resaltada mano por algún alma caritativa. Afortunadamente el scan del microfilm es suficientemente detallado para que pueda uno ver la línea precisa de tinta debajo. Extreme Close-up!

Screen Shot 2015-05-01 at 5.33.45 PM

Como se ve, la frontera no corre por ninguna línea de centro, sino que zigzaguea desde el borde del parque de Lesseps, cruza la avenida Tivoli hacia el lado de la zona y la vuelve a cruzar al lado panameño, incluso metiéndose en la acera, como en la esquina de calle J (adonde el mapa muestra un misterioso edificio No. 337; más de esto abajo). Viendo la cuadra del Instituto Nacional se nota que la frontera corre por el cordón del lado panameño de la calle 4 de julio (y no, digamos, por la pared del edificio: la calle estaba en la Zona, pero la acera en Panamá).

Screen Shot 2015-05-01 at 5.47.01 PM

Nótese que esta no es una situación huevo-gallina. La pregunta de causalidad acá no es ningún misterio: evidentemente la frontera vino antes que la calle. La frontera estaba ahí y poco a poco la ciudad creció hasta el límite (claro que sin pasarse).

Los límites de la Zona del Canal se establecen en el tratado Hay–Buneau-Varilla de 1904 así:

Article II

The Republic of Panama grants to the United States in perpetuity, the use, occupation and control of a zone of land and land under water for the construction, maintenance, operation, sanitation and protection of said Canal of the width of ten miles extending to the distance of five miles on each side of the center line of the route of the Canal to be constructed; the said zone beginning in the Caribbean Sea three marine miles from mean low water mark and extending to and across the Isthmus of Panama into the Pacific Ocean to a distance of three marine miles from mean low water mark with the proviso that the cities of Panama and Colon and the harbors adjacent to said cities, which are included within the boundaries of the zone above described, shall not be included within this grant.

Este mapa de propiedades de 1912 ilustra la situación: la ciudad (entre Punta Paitilla y Punta Mala) es un pedazo de Panamá completamente envuelto por Zona del Canal.

Screen Shot 2015-05-01 at 6.11.50 PM

En 1914, Panamá y Estados Unidos firman el tratado limítrofe que establece permanentemente las fronteras de la Zona del Canal. Ahí, con pelos y señales se establecen los rumbos de la frontera, partiendo desde Punta Mala (entre Amador y El Chorrillo) hasta el río Curundú.

Screen Shot 2015-05-01 at 6.50.05 PM

Eureka. Sobra decir que ipsofactamente metí estos datos en el autocat, produciendo así la línea limítrofe:

Screen Shot 2015-05-01 at 6.55.25 PM

…que encaja más que bien con el mapa de 1940.

Screen Shot 2015-05-01 at 7.00.18 PM

Y de ahí la montamos sobre un mapa de hoy y aprendemos por qué El Límite de Calidonia se llama así.

Screen Shot 2015-05-01 at 7.28.26 PM

Ya sabiendo exactamente por dónde es que corría la frontera, queda la pregunta de cómo estaba marcada en el mundo real. Dice un folleto de 2010 del Panama Canal Museum de Seminole, Florida (que cerró en 2012):

The only boundaries between the Canal Zone and Panama were on maps, on survey markers embedded along streets and sidewalks, in the Panamanian rainforest, and in people’s minds. Officially, the Canal Zone existed from November 18, 1903, through September 30, 1979, a period of almost 76 years. Except for United States military bases and a few civilian townsites on each end of the Panama Canal, there were no fences or physical barriers between the Canal Zone and Panama for its entire existence.

Confirmación e ilustración cortesía de The Panama Canal Review del 2 de septiembre de 1955:

Screen Shot 2015-05-01 at 8.58.35 AM

Claro que sí había secciones cercadas, como se ve en esta foto del cruce de calle J durante los disturbios del 9 de enero de 1964. Pero ahora sabemos que esta cerca no corre por la frontera, estando ampliamente del lado zoneíta de la Avenida de Los Mártires.

5c2ee6c8f07a5455_large

Este es el mismo tramo de cerca que La Estrella muestra siendo retirada en 1979.

En 1979 se retiraba parte de la cerca en la hoy avenida de Los Mártires.

Destrucción: Acerca de la persistente erosión y desaparición de esta frontera.

Lo que nos lleva a la siguiente pregunta: ¿queda algo de esta frontera, tras 35 años de retirarse ese tramo de cerca, y ahora que hay viaductos masivos en los cruces de El Chorrillo, calle J, y la 3 de noviembre? Confieso empecé perdiendo horas revisando vistas del cruce de calle J en busca de evidencias del misterioso edificio 337 del mapa de 1940. La foto del 9 de enero muestra claramente que para esa fecha en esa esquina ya no había ningún edificio. La portada del Canal Record de marzo de 1954, es una foto más antigua (porque el edifico de apartamentos que está al lado del viejo Gran Morrison aún no aparece), y tampoco muestra nada. Lo que sí aparece del lado zoneíta de la calle es un escueto letrero de No Entre: muy apropiado para esta zona fronteriza.

Unknown

Agotados todos los recursos investigativos que no implicaban levantarme de mi silla, abandono por ahora el misterio del edificio 337 y revuelvo la mirada hacia aquella más emblemática foto del 9 de enero.

2012-12-17-10-34-03 2

Cosas que ahora ya no puedo no ver: acá tampoco había cerca. Panamá Vieja Escuela tiene una foto del aftermath, con la bandera ondeando frente al hotel Tivoli:

Unknown

Y ahora otra cosa que no van a poder no ver de ahora en adelante. ¿Reconocen el murito ese con baranda de tubos y con una muesca adonde hay un hidrante al nivel de calle? Comparen y contrasten:

IMG_1519

Pues sí, los restos históricos están ahí, escondidos a plena vista. El mismo murito y la baranda de tubos originales y auténticos del 9 de enero permanecen en su sitio esperando a que alguien les haga caso. Incluso el lugar adonde estaba el famoso poste de luz está ahí, claro que ahora ocupado por un anónimo poste galvanizado muy de parque. Hasta me parece un final más digno para ese punto que los que hicieron el monumento este (del que entre menos hablemos, mejor) no lo hayan sembrado en el lugar correcto.

Pero bueno, ahora lo que va a tocar es pararse de la silla e ir en persona a verificar con los propios ojos estas evidencias, y a revisar todo el cordón panameño de la calle en busca de los boundary markers de la frontera, que seguro que siguen ahí empotrados en el pavimento. ¿Quién se anima a acompañarme?

Puentes más

Nuevo-gigante-Canal-Panama_LPRIMA20150425_0154_1

Como para rascar las picazones que nos dejó la infografía de hace un mes, este domingo La Prensa nos ilustra con más detalles acerca de los planes preliminares para el famoso cuarto puente sobre el canal. Y dice:

Aunque los trabajos de diseño final determinarán las dimensiones precisas, los estudios preliminares dejan ver la magnitud del proyecto: tendrá alrededor de 500 metros de luz (la distancia que separa las dos columnas centrales); la estructura atirantada medirá alrededor de 160 metros de alto y le separarán de las aguas canaleras 76 metros; la longitud total de la nueva infraestructura sería de unos 6 kilómetros, ya que a un extremo se conectará con el Corredor Norte y la estación de Metro en Albrook, y al otro con la carretera hacia Arraiján, que a su vez será ampliada a ocho carriles.

OCHO carriles. Ojalá hasta la autopista, adonde regresamos a seis carriles, que en chorrera se vuelven cuatro carriles. Y esto no es un problema, de ninguna manera. Espero que desde ya estén buscando por dónde meter el inevitable quinto puente.

Rellenos menos

g2007838 copy

¿Se acuerdan del famoso relleno de 40 hectáreas frente a Atlapa? ¿Ese que, casi recién inaugurada la administración pasada arrancó su indecente aquelarre de sacar terrenos nuevos de la bahía de Panamá? ¿Ese que fue bautizado y anunciado tres años después, para regocijo de los vecinos? ¿Ese que hace escasos meses fue declarado constitucional por nuestra Corte Supema de Justicia? Bueno, dice que ese relleno ya no va. Dice La Prensa:

El Gobierno ya tiene un esquema “preliminar” de cómo podría ser la nueva ampliación del corredor Sur desde Tocumen hasta el comienzo de la cinta costera.

Dicho esquema difiere al de la pasada administración, que incluía un relleno frente a Atlapa, un ramal que llegaría a Panamá Viejo, el ensanche de Tocumen hasta Punta Pacífica y un viaducto desde Atlapa hasta Paitilla.

[…]

Sobre el tema de financiamiento, [el ministro de Obras Públicas, Ramón Arosemena] subrayó que lo más posible es que el proyecto sea costeado con los peajes, debido a que el relleno frente a Atlapa con el que se pagaría el ensanche ya no será construido.

“Eso ya no es una opción y para nosotros es algo que está descartado. Si se incrementa la capacidad de la autopista, habrá más ingresos y eso es lo que estamos estudiando”, aportó.

El relleno de 44 hectáreas tendría capacidad para 7 mil 125 apartamentos y albergaría a 28 mil residentes. El mismo había sido dado en concesión a ICA y generaría ganancias de $373 millones para edificar la ampliación.

No obstante, la actual administración gubernamental no lo tomará en cuenta tras las críticas de residentes de la zona y organizaciones como la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos (SPIA), en su momento.

Claro que estos son planes preliminares que podrían. Amanecerá y veremos.